domingo, marzo 09, 2008

Un Gobierno para todos

Porque todos nos merecemos un Gobierno en el que nos sintamos representados, a veces uno piensa que el tema este de las elecciones, los partidos políticos y todo el copón no va como debiera. El que escribe y los que leen saben que el primero no tiene ideas precisamente democráticas que digamos, y tiende a pensar que ciertos gobiernos organizados y definidos por una cierta élite, podrían funcionar mucho mejor que lo que la ley nos obliga a soportar. Por supuesto que funcionarían mucho mejor única y exclusivamente en la misma mente que los imagina, pero al fin y al cabo no hay nadie que replique la veracidad de mis argumentos, dejándose ver alguna crítica en los comentarios pero siempre en un segundo plano a lo sumo.

Por esto y porque hoy se celebran las elecciones, os propongo algo diferente. Me limitaré a nombrar los miembros de este gobierno imaginario; entiendan que las reglas por las que se regirían estas gentes de bien serían las mismas que en la realidad.

Portavoz del Gobierno- Anne Igartiburu. Y es que a mi no me importa que tenga los genitales masculinos dentro, por encima o por debajo. Su perenne sonrisa haría más soportables los normalmente aburridos comunicados del gobierno, y qué oposición cruel y malvada osaría objetar cualquier comunicado viniendo de esta dulce presentadora.

Ministerio de Industria- Luis Cobos. Bah!!! Sobrao!!! Eso sí que sería hacer dinero. Cobrar un canon a todas las personas que tomen un zumo, caramelo o mermelada de naranja (por el mero hecho de que suene la palabra naranja) destinado a aliviar las penurias económicas de la huerta levantina.

Ministerio de Sanidad- Melendi. Sobran los motivos. Dinámico, juvenil, viste a la moda, sigue las últimas tendencias culturales, tiene un peinado muy moderno, y además presume de ser yonki. Qué buena imagen daría a los jóvenes que este nuevo ministro adpotara de pronto una vida sana, alejado de los excesos con el alcohol, las drogas y la espantosa pachanga con la que nos atormenta.

Ministerio de Educación- Pilar Rubio. Y nada de mariconadas. Si queremos promocionar la educación hay que hacerlo con alguien con tirón. ¿Qué niño se negaría a ir a la escuela si se lo pide esta amable señorita? De golpe y porrazo, hemos acabado con el absentismo escolar.

Ministerio de Cultura- Rosana. Otra ministra para la que sobran las razones. El que quiera más que vuelva a leerse TODO lo que tengo que decir sobre este personaje (destacar que su perfil de sonrisa perpetua y desbordante felicidad haría perfecta concordancia con la portavoz del gobierno).

Ministerio de Asuntos Exteriores- mmm... Raúl. Muy buena labia tiene el delantero del Madrid para tratar conflictos internacionales. Ambiguo donde los haya y perfecto conocedor de nuestro idioma, no se me ocurre un dialogante mejor. Además su fama mundial le facilitará el camino allá donde vaya.


Ministerio de Defensa- El Juli. Ya que no quedan caballeros, al menos emplear la imagen de uno de los últimos verdaderos paladines que defienden el honor del español frente a la amenaza extraña.







Ministerio de Economía y Hacienda- Matías Prats. De nuevo un gran comunicador, concediéndole el plus del dominio de Microeconomía que tiene este hombre. (TP de oro al mejor presentador de telediarios varios años).








Ministerio de Justicia- Ana Rosa Quintana. Mente abierta, dialogante, moderadora por excelencia de la televisión patria. Desde luego una imprescindible en cualquier gobierno que aspire a agradar a la inmensa mayoría de los españoles. Colocar a sus colaboradores como secretarios de estado sería opcional.


Ministerio de Vivienda- Difícil. Esperanza se lo merece tras haber mostrado varias veces su sensibilidad comprendiendo la difícil situación económica de los españoles, vital para comprar una casa. De todas formas creo que anularía este ministerio y aboliría la venta de pisos al menos durante cuatro años como medida reguladora, así que podemos prescindir de ese puesto por ahora.


Ministerio Vertical- Alfonso Guerra. Que nadie se equivoque, esto no iba de cachondeo. Este gobierno buscaría alcanzar los máximos niveles de calidad de vida para la población sin perder su lugar en el mundo. Esto es un trabajo serio y necesita a alguien serio. Los nuevos políticos que se proponen aportarían una nueva imagen al gobierno, pero los técnicos no pueden faltar. Probablemente Rubalcaba sería el segundo de a bordo necesario. Álvaro y yo lo hemos hablado más veces, y este Ministerio está ya bastante bien definido en nuestras mentes...

Presidente del Gobierno- Jose Luis Moreno. Lo tiene todo. Divertido, emprendedor, influyente, respetado, héroe (que nadie se olvide de que sobrevivió a una especia de hachazo en la cabeza...) pero lo más importante es que con él al frente de este país, cada noche sería una noche de fiesta: Los guapos y guapas en tanga ocuparían las aceras vistiendo esas diminutas prendas para regocijo de todos. Los feos no podrían salir a la calle durante ciertas horas punteras, pero eso serían los daños colaterales que simepre surgen. Y por supuesto todas las Miss España de los últimos treinta años presentarían cualquier programa de la televisión pública.

Como siempre se trata de un mero boceto, y admito que puede que haya un par de aspectos a limar, o incluso admitir algún que otro ministerio. La designación de los secretarios de estado requeriría un trabajo más profundo; todo se andará.

3 comentarios:

Dr Jarko Malone dijo...

Muy bien hilado si señor, sobre todo el tema de Ana Rosa en justicia, que es buena conocedora del sistema judicial no en vano inició su carrera televisiva en el programa Veredicto.

srcocodrilo dijo...

que grande!!!! lo había olvidado...

qué bien cuando los planes salen bien, hasta de forma insconsciente... ya sé cómo se debía sentir Anibal Smith.

CaesarHec dijo...

¿soy el único que dejo de leer al llegar a la foto de Pilar Rubio? Augggg...