martes, julio 31, 2012

Amberes

El nombre de Amberes (Antwerpen) parece tener origen en la leyenda del gigante Antigoon, que vivía cerca del río que bordea la ciudad, el Escalda. Este gigante cobraba un peaje a todos los navegantes del río, y a los que se negaban a pagar les cortaba la mano y la hundía en el río. Afortunadamente para los belgas, un joven llamado Brabo hizo lo mismo con la mano del gigante. La cortó y la tiró al río. En holandés, hand werpen, significa algo así como tira la mano. ¿Creéis que es cachondeo? Pues una estatua en la puerta del ayuntamiento lo atestigua.



Sin embargo, hay que reconocer que el gigante Antigoon era un poco cabroncete por su parte. Además de cortar las manos de los navegantes que rehusaban pagar, también se dedicaba a gastar bromas pesadas a los pobres habitantes de Amberes. Por ejemplo, los ambereños cuentan con la cabeza un tanto baja, que el gigante disfrutaba cometiendo ciertas humillaciones de carácter sexual, como la de zarandear su gigante (como todo su ser) miembro por encima de las cabezas ambereñas, a la vez que gritaba aquello de “Que me meo, ¡que me meo!”



Pero bueno, gigantes de leyenda a parte, centrémonos en la verdadera historia de Amberes, una historia que, como todas las historias belgas, está llena de oscurantismo, misterio, y españoles repartiendo estopa…



Empezando por el final, que sepáis que a los ambereños (y siempre según la fuente de sabiduría absoluta, la wikipedia), los llaman Sinjoren, en una clara referencia a los nobles españoles que allí habitaron a lo largo del siglo XVII, época de esplendor (o no) de nuestro Imperio español, un siglo después de que Carlos I y Felipe II forjaran un imperio en el que no se ponía el sol, y justo cuando el III, el IV y el II y todos sus secuaces se dedicaron a hacer lo que los españoles sabemos hacer mejor: holgazanear y vivir de las rentas (de ahí lo de época de esplendor de antes).



Pero los españoles no iban allí a trabajar, o a comerciar, o a nada parecido. Allí se iba a jugar, en el evento que sentó las bases de los juegos olímpicos modernos, la liga de fútbol, y la VBRL: “El juego de las Hermandades”.



Las reglas eran básicas: cada uno de los “señores” españoles que llegaba a Amberes, era asignado una Hermandad, o equipo. Todas ellas tenían su sede en la plaza central, y en lo alto de los edificios podían colocar figuras que representaran sus equipos. Ahí quedan para la eternidad Hermandades como la del Zorro, el Águila Culebrera, el Joven Pasmado, los Jordis (catalanes, habitualmente), los Ángeles Lectores, los Sabios del Hacha… muchas más me vienen a la memoria (Los Leones, Los Lanceros, Los Libreros, etc.) pero por supuesto, la Hermandad que más éxitos logró en su historia: Las Bolas Peludas.



¿Y en qué consistía el juego?



¿Acaso lo dudabais?




En tirar la mano de un belga al río.

domingo, julio 22, 2012

De moderno a quinqui solo hay un pasito



Este corto titulado "C'était un Rendez-vous" y dirigido por Claude Lelouch es, cuanto menos, impactante. Rodado en 1976, la historia es sencilla: un coche conduce por las calles de París, en algún momento de la madrugada, y no parece que nada le pueda parar. Se salta semáforos, toma carriles en dirección contraria y no respeta a ninguno de los otros usuarios de la vía con los que se cruza (coches, motos y peatones). No hay heridos, y la policía no llega a detenerlo. Apenas se escuchan un par de pitidos en toda la secuencia. Tras pasar por varios sitios icónicos de la capital francesa (Arco de Triunfo, Place de la Concorde, Louvre...), acaba subiendo a Montmatre donde, a los pies del Sacré Coeur, una mujer le espera. Se abrazan. Fin del corto.

Está rodado en un sólo plano (dura 9 minutos y pico porque era lo que daba el carrete de la película, 10 minutos) y, aunque pueda parecer que el sonido es real y simultáneo, en realidad sólo lo es el de las ruedas. El motor y los cambios de marchas, tan elocuentes, son de un Ferrari 275 GTB grabado aparte y montado, mientras que el coche empleado fue un Mercedes 450SEL 6.9. Para estos y otros detalles del corto no os lío más, aquí tenéis toda la info.

Al margen de los tecnicismos y leyendas que rodean el film (el director fue arrestado al estreno del mismo y liberado sin cargos al momento), no cabe duda de que las imágenes son muy potentes, sin efectos especiales (más allá del doblaje del motor del Ferrari) ni complicados planos. La simple sucesión de semáforos rojos hace que el cuerpo genere una buena cantidad de adrenalina, por mucho que uno esté sentado en la poltrona.

Pero me queda una duda. ¿Qué diferencia hay entre este corto y este otro vídeo?



El primero está enmarcado en el movimiento llamado "Cinéma vérité" que, cuestiones de fondo y forma aparte, y a nivel de barra de bar, todos podemos aceptar como de "cierto nivel intelectual". El segundo, por otro lado y siguiendo la misma línea superficial de análisis, entraría sin mucho esfuerzo dentro de la categoría de "quinqui de barrio, aunque con pasta".

¿Y eso por qué? ¿Dónde está la diferencia? ¿En que Lelouch fue el primero en hacer algo parecido, acaso sólo es una diferencia temporal? ¿Acaso la diferencia radica en que Lelouch tiene un discurso alrededor de "C'était un rendez-vous" que no existe para el segundo vídeo, donde lo único que se deducen son instintos primarios sin ninguna reflexión posterior? ¿No es todo eso una paja mental enorme, y Claude simplemente un buen vendedor, capaz de cometer la misma temeridad que un quinqui pero siendo capaz de vendérnosla como si fuera otra cosa?

O sea, que todo es mentira, que nada es verdad, y que todo discurso o expresión artística no esconden detrás más que un impulso primario, un deseo de poder, fuerza y sometimiento, sustituto del sexo pero nunca de igual magnitud. En otras palabras, una paja.

lunes, julio 16, 2012

Gante

Gante (en neerlandés, Gent, en francés, Gand) ye la capital de Flandes Oriental, Bélxica.

Esta rexón tuvo habitada en tiempos de los celtes. Etimolóxicamente, el nome Gante vien de la pallabra celta gandaya, que fai referencia a la xente que l’habitaba.

Nel sieglu XVI foi dempués de París la ciudá medieval más grande d'Europa al norte de Los Alpes. Na hestoria yera una ciudá de rebelión y batalles. Anguaño ye la ciudá flamenca con mayor númberu de soldáus.

Empezar así un post puede parecer demasiado contundente, pero así están las cosas en Bélgica; la Uikipedia en su versión en asturianu, nos desvela esta cruda realidad.

Y es que Gante, si por algo es famosa en el mundo, es por su carácter belicista. Bien es cierto que el ejército belga, salvo las gloriosas incursiones africanas que ya mencionamos anteriormente del señor Leopoldo II, puede parecer a los ojos del mundo un ejército poco imponente, pero la realidad es bien distinta. Los belgas siempre han sido feroces combatientes, y la ciudad de Gante es la mayor escuela militar al aire libre del mundo. De hecho, toda la ciudad es una escuela militar. Nada más entrar en el caso antiguo, su lema nos aclara sus intenciones.



Hagamos un poco de historia. Hasta el año 1500 de nuestra Era, Gante había sido otra ciudad comercial más del corazón de Europa, con una predominante exportación de ovejas a Gales (pero eso es otra historia que contaremos en otro momento…). ¿Y qué ocurrió aquel año? Pues nada más y nada menos que el nacimiento del mayor y más glorioso monarca del mundo Occidental, uno de los pocos que intentó conseguir la unión de los pueblos de todo el globo terráqueo en pos de un bien común, rey de reyes, emperador de emperadores y además, español (nacido en Gante, pero español). Hablamos claro está, de Don Carlos por la gracia de Dios Rey de Romanos Emperador Semper Augusto. Por la mesma gracia Rey es de Castilla, de Leon, de Aragon, de las dos Sicilias, de Ierusalen, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorcas, de Sevilla, de Cerdeña, de Cordova, de Corcega, de Murcia, de Jaen, de los Algarbes, de Algezira, de Gibraltar, de las Islas de Canaria, de las Indias islas y tierra firme del Mar Oceano, Conde es de Barcelona, señor es de Vizcaya e de Molina, Duque es de Atenas e de Neopatria, Condes de Ruysellon e de Cerdenia, Marques es de Oristan e de Gorciano, Archiduque es de Austria, Duque es de Borgoña de Bravante (¡respirad!).

El joven Carlos (Carlitos, para su madre Juana “la Loca”), instruido y preparado desde temprana edad para asumir la totalidad de los cargos que poseía, tomó pronto conciencia de la importancia que tener un buen ejército (o varios) iba a tener en el devenir de su vida. Así que fue allí, en Gante, donde a los 14 años pronunció su famosa frase “donde me den a un belga muerto, ¡que me quiten a un belga vivo!”, y de esta forma definió la profesión de millones de ganteses desde entonces hasta nuestros días: guerreros.



Una bandera en lo alto de la catedral se lo recuerda a diario. “Wolke Sieben” significa literalmente “Guerra Siete”, lema que hace referencia a la convicción de los belgas de que una guerra se gana combatiendo siete días a la semana. Esta gente no descansa.

Gante es un monumento a guerras pasadas y a guerras futuras. Es la Esparta de Centro Europa, y los niños desde bien pequeños son allí entrenados en el arte de la guerra (de Sun Tzu). Las trampas se suceden calle tras calle; la ciudad es una prueba constante, y sólo los más fuertes conseguirán sobrevivir, hacerse adultos, y luchar por su patria en los más diversos frentes. Como sobrio ejemplo del duro entrenamiento al que son sometidos los belgas ganteses desde su más tierna infancia, sirva esta foto de un grupo de “Gekozen Niet“ o “No Elegidos” (así es como llaman los belgas a sus descartes).



Un niño manco, otro cojo, y una pobre disminuida que osó mirar dentro de un cañón. Nuestro propio pudor nos impide publicar la foto que sacamos un instante después, una vez el cañón se hubo disparado. Terrible, pero los ganteses son así. No gastan dinero en “Gekozen Niet”, los eliminan, pues sólo eliminando a los menos fuertes conseguirán mejorar la manada. Esta es su filosofía.

¿Y por qué –os preguntaréis- después de todo el visible esfuerzo que hacen los belgas para crear unas fuerzas de combate de élite, jamás hemos oído hablar del temible ejército belga? Bueno, aunque podríamos debatir largo y tendido sobre esta suposición, y probablemente rebatirla, hay algunos aspectos de la estrategia belga que nos obligan a dar por cierta, aunque sea parcialmente, esta hipótesis. Sirva como por ejemplo esta otra imagen:



Vamos a ver, ¿quién coño construye un castillo en medio del casco viejo, a ras de suelo? Los belgas, quién si no.

martes, julio 10, 2012

El hombre que susurraba a los alces

El viernes salimos hacia el rocky mountain national park para acampar a 2500 metros (bah, eso mejor ni decirlo que no ye na pa un Boulderita). El plan inicial: madrugar mucho el sabado y hacer una maratoniana jornada de mas de 12 horas para completar una caminata de 16 millas bastante complicada. El sabado nos despertamos a eso de las 4 de la mañana pero no para de llover, asi que decidimos no ser cabezones, seguir durmiendo y hacer otra ruta mas facil. La elegida: Mount Ida, solo 12500 pies sobre el nivel del cantabrico.

La ruta, poco transitada, es bastante atractiva aunque no sabemos lo que nos vamos a encontrar. Pese a las dudas termino viviendo una experiencia que recordare durante mucho tiempo (casi comparable al dia en que me regalaron aquellos cascos subacuaticos, que habria sido de mi sin ellos).

En serio, ir caminando por un bosque mientras diluvia, sin nadie en kilómetros a la redonda, y encontrarte un alce americano a 5 metros mirandote fijamente fue para mi una experiencia increible.


Nuestro campamento.


Un cervatillo mirandonos con curiosidad


Este fue un momento de cierto acojonamiento, mientras dilucidabamos si atacan a las personas o no



Bonita vista desde cerca de la cima


Mi amigo el elk, toda una experiencia, ya os digo, aunque acojonaba un poco tambien


Un abrazo a todos!

miércoles, julio 04, 2012

¡Brujas!

Eso exclamó su descubridor, el español Juan Luis Vives, al pisar por primera vez esta “encantadora” villa belga. No importó lo mucho que le hubieran avisado antes. El aventurero español no se amedrantó, y si Colón nos descubrió un continente entero, este bravo hombre se atrevió a descubrir uno de los lugares más sombríos de Europa. Nada más sentir el olor en los alrededores fue consciente del mal al que se enfrentaba y fue allí, en 1522, donde pronunció su famosa frase: “Aquí huele a bruja”.

Durante siglos, Brujas ha sido eso, un lugar de refugio para las brujas. Desde que el cristianismo formó parte del poder establecido del viejo continente, se emprendió una encomiable lucha por librarnos de las más variadas magas de lo oscuro que poblaban estas nuestras tierras. Al encontrar una y si había suerte, la quemaban en la plaza del pueblo más cercano, pero este tradicional ritual no siempre se podía llevar a cabo. En los casos más duros, cuando las brujas eran poderosas de verdad, estas no se quemaban, eran inmunes a las llamas -lo que no es de extrañar, dado que una verdadera bruja procede del infierno, ¿cómo pensaban quemarla con aquello que les dio origen?- al contrario, estas brujas se volvían cada vez más fuertes.

¿Qué se hacía en estos casos? Pues no fue hasta el Concilio de Trento (entre 1545 y 1563) y gracias al legado de Juan Luis Vives que se pudo tomar una decisión clara y unánime (antes simplemente las echaban de comer a los cerdos). El procedimiento establecido fue claro: Una vez se conseguía atrapar a la bruja, se optó por transportarla hasta esta región de los países bajos que ya era famosa por su alta densidad de población de brujas, hasta unos dos kilómetros aproximadamente antes de llegar al centro de la villa. Una vez allí, se la dejaba en libertad. Se decidió que allí podrían vivir en paz, alejadas del resto de la civilización. No había otro remedio. No se puede acabar con una bruja de este nivel así como así.

¿Cómo consiguieron que las brujas no se escaparan de su lugar de castigo? Pues fue gracias a Tomás Moro, que desarrolló un ingenioso sistema que permitió aprisionar a criaturas que antes nadie había podido apresar. Alrededor de Brujas se crearon unos canales (de los cuáles hoy en día todavía quedan restos) que rodeaban completamente la ciudad. Estos canales, se llenaron con agua bendita. Así, las brujas, incapaces de nadar en agua bendita como bien es sabido, no podían escapar de la villa. También se tuvieron que quitar todas las escobas de la ciudad (para evitar que salieran volando), lo que obligó desde entonces a que toda la ciudad se limpiara con bayetas y de rodillas.

Las consecuencias de estas medidas duran hasta nuestros días, pues es bien sabido que Brujas sigue siendo la ciudad de Europa (si no del mundo) que más brujas aloja, amén de una de las más limpias. ¿Hacen falta pruebas? Ahí van:


Provocan accidentes de aviones.


Veneran satánicos objetos de dudosa veracidad, a la vez que piden dinero por ello.


Tratan de encandilar al inocente turista con dulces absolutamente heréticos, en varios tamaños, formas, colores y sabores.

Como veis, Brujas es un curioso lugar, probablemente único en el mundo. Una especie de reserva natural en la que las legendarias y diabólicas brujas conviven con otros ciudadanos de corte más cristiano, y con curiosos turistas que, como nosotros, ávidos por conocer a estas criaturas de fantasía, son capaces de perder el miedo y acercarse a alguna de ellas porque sí, amigos, las brujas de Brujas se pueden ver, oler y tocar (aunque yo no me atreví). No sólo eso, sino que además deambulan tranquilamente por las calles, con aparente indiferencia y calma, como si no supiéramos todos que son brujas; como si fueran simples ciudadanas de una villa llamada Brujas.


domingo, julio 01, 2012

Homenaje en la montaña

Llega el verano en Colorado y empiezan las escapadas a la montaña. Toca Quandary peak, 4300 metros sobre el nivel del mar. Somos un grupo grande pero solo cuatro nos animamos a hacer una ruta un poquito mas complicada (no mucho, pero mas cerca del precipicio que la otra). En terminos tecnicos, requiere "climbing class 3 skills" (que significa que hay que usar las manos, basicamente), y "Class 4 exposure" (sobre 6, esto significa que no mires pa abajo). Nos llevo unas 6 horas total, muy muy divertido. Detalles en esta web.

Pero no quiero aburrir con fotos, descripciones y comentarios diversos. Hoy yo he subido alli para algo muy concreto, junto a muchos otros que me acompañaban en espiritu. Siento la falta de diccion (son muchos metros), el viento, el sonido defectuoso, la calidad, etc., lo que no falto es ilusion. Un abrazo a todos!   

video