viernes, mayo 15, 2009

Política de hechos consumados, de Nacho Vegas

Ya he terminado el libro y aunque ya aburra a moro y a miñññ, qué queréis que os diga, está de puta madre.



Apenas setenta páginas de relatos en verso o de poemas en prosa aparentemente inconexos que poco a poco van dejando ver un hilo que los une, unas ideas recurrentes, recuerdos que el autor no olvida y que marcaron su vida, un padre muerto, heroína, un vacío.

¿Qué es uno para uno mismo? Una frustración. ¿Y qué es lo que desearía hacer y no puede? Olvidarse de sí mismo. ¿Acaso es el tedio una solución? Que me corten la cabeza.

Historias que viven entre el Puerto y Somió, pero en un Gijón distinto al mío, al nuestro. Yo viví en un Gijón de cervezas, calimochos y pistas de tenis, a lo sumo, mientras que el suyo está lleno de cocaína, tripis y bares de chaperos. Desconozco si es un Gijón real o imaginario, poco importa. Lo que verdaderamente importa es el abismo que llena a sus habitantes, la soledad que les rodea y el navegar sin rumbo al que se dedican.

No me digan que la vida es una pesadilla porque les acusaré de ligereza.
La vida es más, un vastísimo y doloroso insomnio.

¿Y todo es así? Sí y no. No hay que desesperar, sus personajes también saben pasear por el muro bajo el sol de verano, corren por caleyas aunque les piquen las ortigas y también recuerdan los días de playa, cuando joven, las tortillas de patata, los filetes empanados y las casetas de San Lorenzo. Eso sí, el desencanto está ahí, no se va.


Os querré a todos, y para ello me cuestionaré
a mí mismo si es necesario. Os desearé
y volveré a reafirmarme en vuestro nombre.
¡Juro que sólo haré aquellas cosas que tenga que hacer!
Y amaré tanto, que si amara solamente un poco más
estaríamos hablando de canibalismo.

Nacho Vegas mezcla realidad y ficción, vivencias apócrifas y cuentos biográficos, familias rotas, maricas que se sienten solos y macizas de clase para hablarle al mundo, pues intenta abrazarlo y no alcanza, solo le puede hablar, y le dice:

Tengo un reproche que hacerle al mundo.
Lo culpo por haber desatado sobre mí
toda la furia de este mal incurable,
de esta patología del espíritu:
El doble don de la sensibilidad suficiente
para apreciar las cosas buenas y sencillas,
y la absoluta incapacidad para disfrutar de ellas.
No es la mala vida la que me mata, no;
es la vida toda
y mi conciencia extrema de ella
-vislumbre de la muerte.
Primero maldigo. Luego
reclamo un poco de atención:
Dimito como ser humano.

12 comentarios:

Morvader dijo...

Nunca he leído ni escuchado nada de él. Pero la primera pregunta que me viene a la cabeza es "esti gallu con quién empató para que el Sr. Cocodrilo nos abrase constantemente cada vez que saca algo, oyisti??"

srcocodrilo dijo...

ye producto patrio, moro. esti puntu ye a la música como'l nano a los coches... no vos paez?

mitrulk dijo...

voy decite una cosa moro, na una pijada, este es el idolo de los modernos gijoneses. Pa mi que canta como el culo, es un coñazo bastante deprimente y me recuerda a la definicion que el mismo Sr cocodrilo dio alguna vez sobre Sabina (un "fascinaignorantes"). Venga, saltad, saltad, os estoy esperando...

En mi defensa he de decir que ultimamente no hago mas que escuchar Los Planetas por Spotify (y conmigo van cayendo los demas del laboratorio), reconozco que soy adicto a la voz de J (que tampoco esta pa tirar cohetes de como canta, pero bueno).

srcocodrilo dijo...

"Fascinador-de-ignorantes", que no es lo mismo.

No tengo nada que decir a favor de NV ni en contra de Sabina, porque podríamos estar discutiendo eternamente como peces de ciudad (o pájaros de barro, no recuerdo bien) y nos darían las nueve, las diez, y las once, y las doce...

Oye, ahora que lo pienso bien, ese Sabina era un fenómeno!!

PD- "Venga, saltad, saltad, os estoy esperando..."

Morvader dijo...

Un bohemio que está cansado de vivir y piensa que el mundo es sufrimiento? Vaya qué original, es como volver al colegio y escuchar a los compis decir que el profesor les tiene manía.

Hacemos una porra para ver con cuántos años muere?

Yo digo 47

Pablo ahí tienes un pedazo de trapo para que entres a tumba abierta

uosdwiS .r dewoH dijo...

Avísame cuando cambie el Gijón del muro de San Lorenzo y el calor de los paseos al sol, por la gelidez de Cabueñes y su tanatorio y te saco un pico vendiendo el libro en eBay.

Hasta de mí dirán cosas buenas cuando me muera...

mitrulk dijo...

eso sera por encima de mi cadaver, porque procurare difamarte todo lo que pueda en cuanto casques.

Morvader dijo...

Jajaja. Buena respuesta Miññ, pero a mí me plantea el problema de que no sé si seré capaz de difamaros más en la la muerte que en vida.

Aquí va un ejemplo: Gracias a todos y cada uno de vosotros por acordaros de mi cumpleaños, malparidos!

srcocodrilo dijo...

Moro, esperaba más de tu crítica. ¿Originalidad? No me digas que tú sólo lees a Tolstoi, Cervantes y Shakespeare. Que yo sepa la orginalidad nunca ha sido un argumento suficiente como para desacreditar a ningún escritor.

¡¡Felicidades Moro!! y yo que pensaba que era el 29...

Por otro lado, más sórdido que la gelidez de cabueñes y su tanatorio me parece la venta de libros por ebay, habrá que pensar en ello...

uosdwiS .r dewoH dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
uosdwiS .r dewoH dijo...

No te creas, el tanatorio no es tan sórdido como lo pintan. Tienen caramelos de la funeraria gijonesa que yo rapiño a puñados cada vez que voy. Sólo digo que algunos son capaces hasta de morirse para que hablen bien de ellos. Yo viendo el panorama espero vivir muchos años, por la cuenta que me tiene.

srcocodrilo dijo...

¿Qué premio le podemos reservar al más longevo de nosotros?
Más allá de la posibilidad de mear sobre las cenizas de todos los demás...

Ése es un buen capítulo de los Simpson, pero también un tema interesante para un post...