miércoles, octubre 31, 2007

And in the end...

Se acabó. La temporada de F1 ha llegado a su fin con la bajada de telón que menos cabía esperar. 18 puntos en dos carreras, un corte de mangas de todos los españoles (seguro que se celebró más que en Finlandia), la vergüenza del equipo McLaren y Ecclestone diciendo que le daba pena, que prefería al inglés, y que espera que Kimi sonría más y se vuelva más sociable. Sociable no sé, pero lo que está claro es que la fiesta, a estas alturas, seguirá en algún club de alguna ciudad del mundo...


¡¡enhorabuena Kimi!!



Ahora ya poco importa todo lo que se ha dicho durante toda la temporada, los hechos definen, y por lo tanto obligan a olvidar todo lo que se ha dicho este año. De todas formas siempre convendría destacar algunas afirmaciones, que de haber sido creídas realmente por sus autores, podrían haber cambiado el signo de este mundial:

- A cuatro carreras del final, tras Monza y estando a 19 puntos de Lewis, Kimi dijo que ya había dejado de pensar en el campeonato, que solo aspiraba a ganar alguna carrera en lo que quedaba de temporada, y que quería concentrarse en la temporada que viene para hacerlo mejor.

- Dennis dijo para escusar la salida del carril de boxes de Hamilton en China, que no había entrado antes porque no luchaban contra Kimi, tan sólo luchaban contra Alonso.

- Y para desquitarme contra los infames comentaristas de telecinco, el más infame de los dos (Gonzalo Serrano) nos ha aburrido cientos de veces con su frasecita de "lo que está claro es que Kimi es un ganador de carreras, pero no tiene lo que hace falta para ser campeón del mundo."

También a estas alturas saludar a las hordas de españoles que creen saber de F1, y muy sabiamente enjuiciaban que Kimi quemaba los McLaren porque no sabía tratar bien al coche y Frenando era mucho mejor. Ala, pa' vosotros la perla. Por cierto que portavoces de esas hordas que nos invaden, me han hecho saber en estos últimos días que Alonso no ganó porque no quiso, que podía haber quedado segundo sin problemas (Massa es muy malo) pero que prefirió perder para joder a Ron. Desde luego, tal capacidad de análisis me embriaga.


¿Qué se puede decir de la carrera? Pues que la estrategia de Ferrari fue impecable. Tenían claro que Kimi tenía que pasar en la primera curva al inglés, así que Massa salió a cerrarle el paso al McLaren y el finlandés, perfecto, se coló por la derecha. Con los dos Ferraris en las dos primeras plazas tendrían alguna posibilidad de presionar al inglés. Lo que nadie se esperaba es que por el exterior de las eses Senna se colara el españolito, y le saludara a Lewis con un dedo en alto y los demás cerrando el puño. Elegid vuestro dedo preferido.



La mayor de las glorias llegaría en la curva siguiente, la de final de recta, cuando un precipitado rookie aspirante a campeón se puso nervioso, calculó mal (quedar cuarto le sobraba, y mucho), y como perdió tiempo haciendo los cálculos de cuántos puntos perdía con Kimi y Alonso quedando en esa posición, pues se olvidó de frenar y se fue de excursión. Volvió a pista con unos cuantos puestos perdidos, y si no mal recuerdo era octavo y matemáticamente Alonso era campeón.


En seis vueltas adelantó a Trulli y a Heidfeld, con lo que estaba en sexto lugar y era de nuevo campeón virtual, hasta que, como todos pudimos ver por la ventanita pequeña que pone telecinco, su coche se paró, y mientras él daba tirones con la cabeza como para que el coche tirara algo más, la retaíla de coches que tenía por detrás le pasó y le dejó en el puesto 18. A partir de ahí, la desesperación invadió el box de McLaren, estaban dejando escapar el mundial de la manera más tonta. Unas fuentes que supuestamente citaban a Lewis afirmaban que la había cagado él, pulsando el botón que no era. Otras fuentes citando al equipo y a él también, decían que no, que era un problema del coche totalmente ajeno al rookie. Yo, en particular, y sin tener ni idea de lo que pasó, pienso que la cagó él. Que reseteó el ordenador del coche, que lo caló, lo que queráis, pero la escusa del equipo (que en entrenamientos había tenido el mismo problema, con la diferencia de que en entrenamientos no fue capaz de volver a arrancar el coche y le tuvieron que sacar de pista), de ser cierta, habría implicado su abandono inmediato.

Por delante Alonso mantenía posibilidades de ser campeón, pero siendo el ritmo de los Ferrari muy superior y escapándose los dos juntitos, no había duda de que Kimi no iba a tardar en adelantar al brasileño. Lo hicieron en la segunda parada en boxes, muy discreta y muy elegantemente. Que nadie ose protestar contra la maniobra. Una cosa son órdenes de equipo, y otra muy distinta empeñarte en ganar una tonta carrera y joder a tu compañero el campeonato. Sólo en McLaren hubiéramos visto algo así.

Y entonces se acabó, toda la temporada directa a las hemerotecas y a los DVD's que La Nueva España nos venderá con toda seguridad el próximo Febrero. Queda como como conclusión final y moraleja de esta historia, la prueba clara de que el mundial lo perdió McLaren con tanto mamoneo dentro y fuera de pista. Lo del espionaje es caso aparte (para mí debería haber implicado la inmediata descalificación de todo el equipo, como ya he dicho), pero lo que no se puede consentir es esa pelea de patio de parvulario entre tus dos pilotos. Siempre defenderé la igualdad entre pilotos dentro de una scuderia (Dios nos libre de otro Schumacher-Barrichello) pero el espectáculo de McLaren, aplaudiendo más a un piloto que a otro, para responder a las presiones de toda la media inglesa, que por primera vez en treinta años veían que tenían un campeón decente, unido al teatrillo al que nos sometía el infame Anthony Hamilton, papá deseoso de baños de masas que saludaba a la grada como si él llevara el puto coche fue demasiado. Poca profesionalidad en un equipo que presumía de ser el más profesional. Mirándolo por el lado bueno, nunca habían ocupado tantas portadas de periódicos, un gesto que seguramente los patrocinadores agradecen.

Para terminar, y barriendo un poco para casa, sólo me queda una pregunta por hacer, y es que a estas alturas quisiera saber uno qué hubiera pasado si en el GP de Hungría, el equipo McLaren hubiera tratado de defender a uno de sus pilotos (el que no era inglés, curiosamente) frente a una sanción no sólo injusta, sino que además incomprensible, por parte de la FIA. Creían que quitándose a Fernando dejarían el camino expedito para su hijo pródigo, y así les ha ido.

1 comentario:

uosdwiS .r dewoH dijo...

Brraavo Kimi!!! A mí me gustaría ver ahora una buena rajada de Alonso a la usanza española, es decir, cuando ya no tiene sentido porque estás fuera, y lo mas importante, cuando no pueden hacerte nada.

Sería bueno que dijese lo que piensa del amigo Ron y de la familia conguito: Luisito el conguito, el tío Antonio, y el pequeño Timy Hamilton, también cubierto de chocolate pero con el cacahuete podrido por dentro...