martes, agosto 31, 2010

Historia de una ida y de una vuelta


Caminante, son tus huellas
el camino, y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de pisar.
Caminante, no hay camino,
sino estelas en la mar.

A quien pueda interesar: se describe en este post un viaje en bicicleta por tierras francesas, un recorrido a través de Midi-Pirineos, Languedoc y Provenza, 750 km divididos en cuatro piernas, tostadas por el sol y el viento, y refrescadas en ocasiones por el Mediterráneo y por aguas más gélidas que inspiraron a otros. No será un post exhaustivo, más bien saldrá breve, a veces un poco lírico, y quizá parezca inconexo; las ciudades y demás cosas de interés están mejor descritas en la wikipedia: nosotros lo único que hicimos fue pedalear, sin mérito alguno el camino iba apareciendo sin esfuerzo tras nosotros.

Casilla 1: Tolouse - Narioux, 42 km. Tras el largo viaje, llegar a Toulouse a las 5 de la tarde y pedalear hasta el camping más cercano fuera de la ciudad. La parte final, una primera toma de contacto con la experiencia del viaje, el atardecer iluminando los viñedos en una carretera secundaria sin tránsito de vehículos, solos en la bicicleta bajo el cielo azul francés. Una gozada.

Casilla 2: Narioux - Carcasona, 84 km. Etapa completa disfrutando por primera vez del canal en todo su esplendor. La ciudad vieja de Carcasona es una maravilla, aunque al entrar se transforma en un circo de tiendas y restaurantes. Aún así merece, y mucho, la pena.

Casilla 3: Carcasona - Lezignan-Corbieres, 67 km. Aquí nos desviamos del canal un poquito hacia el sur, para poder ir al día siguiente a Lagrasse a ver una vieja abadía medieval, y luego alcanzar al día siguiente Narbona.

Casilla 4: Lezignan - Lagrasse - Lezignan - Narbona, 76 km. La visita a la abadía de Lagrasse no mereció demasiado la pena, aunque el paisaje era muy bonito. Narbona es una ciudad más grande, con más vida, nos gustó mucho, así como su casco viejo y su catedral. Visita bastante imprescindible en el trayecto del canal, aunque en realidad hay que desviarse de Midi hacia el sur, a través del canal de la Junction, hasta dar con el canal de la Robine, un poco lioso.

Casilla 5: Narbona - Frontfroide - Narbona - Capestang, 89 km. Etapa reina del viaje, mereció la pena ver la abadía de Frontfroide, muy impresionante y bien conservada. Aprendizaje valioso de las actividades de los monjes (solo 3 temas de conversación permitidos). En Capestang nos encontramos un pueblo muy tranquilo y con mucho encanto, que también nos gustó. Y por supuesto, volvimos al canal con esa pinta de playus que nos caracterizó durante el viaje.

Casilla 6: Capestang - Beziers - Agde, 56 km. Etapa corta tras la reina, muy cansados y llegando al final del canal de Midi propiamente dicho. Agde es otro sitio muy bonito que merece la pena visitar, aunque es muy turístico; comienza la costa francesa.

Casilla 7: Agde - Sete - Grande de Motte, también conocida como la Gran Muerte, 86 km. Vamos bien de piernas y decidimos tirar con la bici lo más al norte posible, justo debajo de Montpellier, para quedarnos a las puertas de la Provenza en una etapa más. El camino costero es espectacular, mucho sol y calor pero unas playas estupendas, todo listo para andar en bici, una gozada. Nos damos cuenta de la diferencia abrumadora en ese sentido entre ambos países.

Casilla 8: Gran Muerte - Arles, 66 km. Casi llegando a destino, nos quedamos a las puertas de la provenza en una ciudad con mucha historia, mi favorita del viaje. Anfiteatro romano, muy bien conservado aunque reformado, ya lo decía un sabio español, y enésima cena romántica a la luz de las velas.

Casilla 9: Arles - Isle sur le sorge, o Isla de la suerte (traducción libre), 68 km. Llegamos a nuestro campamento base en Provenza, tras atravesar Cavaillon y la meca del deportista, el alfa y el omega de este viaje.

Y allí nos quedamos tres días, recuperando fuerzas, visitando pueblos cercanos, bajando el Sella Provenzal, leyendo, comiendo los helados más sabrosos del mundo, en fin disfrutando de las vacaciones de otra manera, más tranquila. Y luego no queda más que un día en Avignon, Irún y la vuelta a casa. Esto demuestra que estamos cansados pero que hicimos los kilómetros.

Y nada, el verano llega a su fin, ¿qué como lo sé?, pues por la luz, siempre se sabe por la luz, y a veces por alguna canción, esta debe ser una de esas partes poéticas. Eran nuestras primeras vacaciones en bici, creo que no las últimas, las hemos disfrutado mucho y, entre otras cosas, han servido para desconectar de las rutinitas que nos acompañan el resto del año. Ahora todo se coge con más fuerza, eso seguro, pero ya lo sabéis.

Ah, que me falta la última casilla; el Cielo. Como también sabéis, el Cielo se pinta pero nunca se alcanza, no es el objetivo del juego (o sí lo es, yo ya no lo sé). Si acaso, podéis considerar lo que sigue como una pequeña revelación; en este viaje nos hemos dado cuenta de que, con el paso del tiempo, se hará más y más difícil que todos/as coincidamos como antaño, aparecerán más obligaciones, más dificultades, la separación espacial jugará también su papel, todo se complicará. Eso está fuera de toda duda, así como las circunstancias de cada uno en cada momento. Pero creemos de veras, y esa es nuestra revelación, que merece la pena hacer un esfuerzo grande para que, en las próximas vacaciones, y en las que vendrán, sean 15 días de agosto o un fin de semana de Marzo, sea en España o en Francia o en Berlín o en Washington, seamos todos a una o por partes, todos los años intentemos juntarnos para conservar una de las cosas más valiosas que cada uno tiene, y es la amistad del resto. 750 km no han dado para más, ni para menos.

7 comentarios:

CaesarHec dijo...

Bueno, a mi la verdad Narbona y Agde no me gustaron mucho... Lo demás lo suscribo todo, en especial la revelación.

Las "circunstancias" no son más que un modo solapado de "comodidad" y "apatía". Como le decía a Miñññ cuando la carretera se empinaba, si cada vez es más difícil habrá que redoblar esfuerzos.... y meter el plato pequeño, pero eso no viene a cuento.

Andre dijo...

Yo voy a hacer un par de puntualizaciones lingüísticas, para que así Miguel me odie y se ahorre la parte de esfuerzo que podría suponer quedar conmigo y/o Moreno en el futuro.

A ver, no se debería decir "bastante imprescindible" ni "muy impresionante", porque no se puede enfatizar un superlativo.

Pero bueno, dejaré las correcciones para personas que están más de ello ;)

CaesarHec dijo...

jajajajajaja
jajajjajajaj

y miguel todo el camino riéndose de Bertín y el sistema de apelotonamiento de piedres de los romanos

jajjajaaja

mitrulk dijo...

joder, yo que escribo un post poético sobre las vacaciones y vosotros mirando los puntos y comas

Andre, el uso de los recursos literarios en la escritura lírica es muy flexible... pero no quiero discutir

Morvader dijo...

Di que sí Miññ, un post preciosu, he terminado de leer las líneas impares con una lagrimilla en los ojos.
Esperemos que las "circunstancias" se alineen de vez en cuando para repetir experiencias y reinugurar nuestra agencia de viajes absurdos: "The Mendigo Loco Adventures"

uosdwiS .r jewoH dijo...

Na oiste, tu como el tío aquel de Vigo que salió a dar la vuelta al mundo en bici. Nada más cruzar la ría ya estaba cogiendo el Alsa, y luego a la vuelta a contar batallitas.

Creo que notaréis en mi tono cierto de resentimiento, y se debe al abandono al que me habéis sometido. Ye muy guapo venir ahora con revelaciones; bajar de la montaña con una piedra en cada brazu y decinos a los demás que no cometamos actos impuros ¿Y tú qué estabes haciendo ahí arriba solu?. Ye muy guapo decir que a vayamos todos juntos y de la manina pero, luego hay que predicar con el ejemplo. El que algo quiere algo le cuesta. Y otro pa Álvaro!!!.

Toma revelación!!!

srcocodrilo dijo...

Pues a mi compañera de piso y a mi nos ha encantado el post. En casa se ha escuchado un comentario del estilo: "vaya, así que Miñññ ha abierto su coraza", pero juraría que la voz venía de fuera y no de mi interior.

Estamos tan de acuerdo, que en el puente del pilar ya nos tenéis allí de nuevo con una nueva misión que cumplir: El VB a la búsqueda del pote de castañas.