miércoles, octubre 01, 2008

Spa & Monza & Marina Bay

¡Y llegó la lluvia!

No es la primera vez que desde aquí se protesta contra el tedio al que nos someten las carreras de F1 últimamente domingo sí y domingo también, a menos que intervengan la providencia, dios, los accidentes espectaculares orquestados por Juan Pablo II en busca de la santidad seguidos por un safety car, o la poderosa lluvia. Pues esta vez hubo ración doble, ¡y vaya ración! Cambios de estrategia, adelantamientos, remontadas, fracasos, sorpresas, y espectáculo, mucho espectáculo. Un par de carreras que nos han rememorado los tiempos en los que los coches y los simuladores no decidían los resultados en un 95%, y los verdaderos pilotos daban la talla y los mediocres hacían eso, el mediocre. Así-que-ya-saben,-si-parpadean-se-lo-van-a-perder-porque-esto-es,-la-fórmula-uno-en-estado-puro. Serás marica, Serrano.

Spa Francorchamps.- Amenazaba lluvia y la lluvia llegó. Durante el fin de semana llovió de forma alterna, y así hubo prácticas en seco y en mojado. Finalmente en la clasificació no hubo excesivas sorpresas y Lewis Carl, Massa, Heikki y Kimi coparon las dos primeras líneas. En la salida Kimi demostró que no sólo era consciente de lo que le urgía recuperar puntos de cara al campeonato, sino que además tenía ganas ir a por él, así que se quitó de encima a su compatriota y a su compañero. Después presionando a Lewis Carl sobre una pista seca pero no en exceso, se benefició de que el inglés diera un trompo en la horquilla de final de recta para conseguir el liderato en dos vueltas. Pintaban oros para el finlandés. La carrera transcurrió de forma tranquila, y aunque al principio la pista estaba algo húmeda se fue secando de forma progresiva (prueba de ello resulta el hecho de que Alonso en las primeras vueltas seguía de cerca a Massa, y según se avanzaba perdía ritmo con los de delante). Para cuando se repostó por segunda vez Kimi lideraba por delante de Lewis Carl, Felipe y Fernando. Por detrás, los dos BMW luchaban con los dos ¡Toro Rosso! Formidables.

Y entonces se revolucionó todo. Hamilton adelantó a Kimi con su ya famosa e histórica maniobra, y cuando parecía que la victoria iba a ser suya con facilidad, empezó a caer una tromba de agua descomunal. Los coches casi se tuvieron que parar en seco, y las tres vueltas finales se convirtieron en un auténtico calvario. Lewis Carl se salió, lo que permitió a Kimi recuperar el liderato momentáneamente, hasta que dos trompos sucesivos lo retiraron de la primera posición primero, y de la carrera después. Los nervios hicieron mella en el finlandés de hielo, y al ver que las opciones de doblar su título de campeón se le escapaban, forzó por encima de sus posibilidades. ¿Error de principiante? No lo creo; las condiciones eran demasiado extremas y se podría haber salido cualquiera de los tres que luchaban por el título, le tocó a él porque tenía que arriesgar más que los otros dos, y ya se sabe lo que puede ocurrir cuando se arriesga...

Total, que en tiempo real vimos como Lewis ganaba, Massa le secundaba, y completaba el podium un Heidfeld que, habiendo sido más listo que nadie en la carrera, paró a poner ruedas de mojado a dos vueltas del final y tuvo tiempo de remontar todas las posiciones hasta el podio. Cuarto fue un excelente Alonso, que de haberse atrevido a cambiar ruedas en la penúltima vuelta en lugar de en la última, hubiese contactado con Lewis Carl y Felipe, dado que ambos aguantaron con ruedas de seco y se tuvieron que arrastrar por el circuito las dos últimas vueltas (Massa más que el inglés, por supuesto).

Luego llegó la sanción que retrasó a Lewis Carl 25seg y por lo tanto lo dejó en el tercer escalón del podio, quedando por fin definida la clasificación final. Bien, a estas alturas y habiendo pasado ya cerca de tres semanas del incidente resulta un poco inútil debatir sobre la sanción, pero este blog se escribe pensando en la posteridad, en las civilizaciones futuras que poblarán la Tierra siglos después de que nosotros nos hayamos ido, y entonces tenga que asumir su papel de Biblia del futuro y documento Histórico al mismo tiempo. Pues para todos ustedes queda la sentencia:

La sanción fue más que correcta.

Aunque sólo sea porque así el mundo hizo justicia con este panoli que escribe, y se compensaron los gritos, alaridos, gestos, muecas y espasmos de dolor que se marcó tras ver como el inglés de marras hacía trampas y se volvía a salir con la suya. Lo diga quien lo diga, Lewis Carl TOMÓ VENTAJA DE LA MANIOBRA DE ADELANTAMIENTO, cosa que el reglamento prohíbe. En concreto, el reglamento prohíbe valerse de atajos al circuito tanto para adelantar, como para adquirir cualquier tipo de ventaja con respecto a los contrarios. Reconozco que es muy fácil observar esta adquisición de ventaja cuando el que va detrás adelanta al primero, y al devolver la posición todos quedamos contentos. También acepto el hecho de que es más que difícil que el piloto pueda devolver los 1,083seg que tenía de desventaja antes de entrar a la curva, pero hay un hecho que marca la diferencia y demuestra de manera unívoca que el inglés consiguió ventaja: si hubiese frenado en la chicane (variable que por cierto él en ningún momento evaluó, a deducir por sus declaraciones) al ver que el finlandés le había ganado la posición, habría entrado en la recta de meta detrás de Kimi, y hubiese comenzado a acelerar un breve instante de tiempo después. Ahora bien, teniendo en cuenta lo PEQUEÑA que es la recta de meta de Spa, es IMPOSIBLE que un coche le gane el rebufo al de delante y le meta el morro en la horquilla. A menos que el primero frene (como sutilmente quiso sugerir el inglés), no hay forma. Bien por los comisarios, y bien por el que escribe, que todavía guarda un leve atisbo de objetividad en sus juicios. Mal por el inglés llorica y por toda la prensa inglesa, que lloraron tanto toda la semana clamando a los cuatro vientos la injusticia que se había cometido contra el deporte (estos cuando protestan, lo hacen a lo grande) que les ha subido el nivel del mar medio metro, y han perdido un 15% del territorio de las islas. Se jodan.


Intermission.- Que aquí quede escrito y así mi opinión no pueda cambiar. Nunca. No me gustan los tipos que como Lewis Carl, o el propio Schumacher en su época, obligan a la ley a renovarse a cada paso que ellos dan, formándola a su justa medida. Las normas están muy claras, y los únicos que "no las entienden" obligan a cambiarlas ajustándolas a su moldura sin que nadie se pueda explicar por qué. La pregunta resulta entonces obvia, ¿por qué cambiarlas? Que les dejen seguir cometiendo las mismas infracciones y que les sigan sancionando por ellas, los demás no tenemos ningún problema con ello, todo lo contrario. Lo triste es que al final no es así, al final la ley flojea y claudica, y uno tiene la sensación de que las normas están para cumplirse por una mayoría, y para correr detrás de unos pocos privilegiados que intentan ir un paso por delante. Esperemos que a éste no le den tanta coba como al alemán.


Monza.- Llegamos a Italia con amenaza de lluvia, con el mundial revuelto, con Ferrari con ganas de comerse a los ingleses, y ¿qué hace la prensa española? Hablar del equipo por el que va a fichar Alonso la temporada que viene. Lo peor es que nadie protesta. Que penita y qué dolor que damos a veces de tanto mirarnos al omgliguillo... but let's race!!

Probablemente asistimos a una de las calificaciones más emocionantes en mucho tiempo, más aún teniendo en cuenta que la verdaderamente emocionante fue la Q2. Unbelievable! Ver a Lewis Carl y a Kimi dar vueltas sin parar para tratar de meterse entre los diez primeros, y no ser capaces de rodar a menos de cinco segundos del primero, si encima tenemos en cuenta que el primero era Vettel, no tiene precio. Así que con ellos dos fuera de la Q3, Vettel se llevó una brillantísima pole que junto con el cuarto puesto de su compañero Bourdais hacen que nos preguntemos cómo coño reglaron sus coches los Toro Rosso. Kovalainen fue el único de los grandes que rodó bien y quedó segundo, y Massa sufrió para calificar sexto. El domingo prometía.

Llovía tanto que se decidió salir tras el safety car para así evitar ostiazos a final de recta, y salvo Bourdais, que caló el coche antes de la vuelta de formación y tuvo que salir desde boxes, el resto salieron sin más inconvenientes. Vettel mantuvo la posición y Raikkonen y Lewis Carl avanzaban posiciones muy tímidamente, hasta que a las pocas vueltas el inglés se entonó y empezó a rodar bien. Dio cuenta de Raikkonen con relativa facilidad, y ahí comenzó una racha arroyadora. Rodaba varios segundos más rápido que el resto de coches en pista y parecía que podía alcanzar el podio, sobretodo cuando comprobamos que encima llevaba la estrategia de parar una sola vez. Para cuando volvió de boxes estaba ya séptimo. Los Ferrari llevaban la estrategia de parar dos veces, algo normal en Massa que entró pronto, pero extraño en el caso de Kimi que esperó a parar tanto como el inglés. Pensé que por qué coño los italianos se dejaban combustible para otra parada, hasta que me di cuenta de lo obvio: Ferrari esperaba otra parada obligatoria, ya que contaban con que dejase de llover. Y así fue.

Hasta la mitad de carrera la lluvia había sido brutal, lo que había establecido diferencias muy grandes entre unos coches y otros debido a los reglajes, y así vimos como mientras el inglés volaba, los Ferrari sufrían mucho para mantener el ritmo y mientras tanto, Vettel campaba a sus anchas libre en primera posición y con Heikki lejos en segunda. Otro que lo estaba pasando muy mal era Alonso, y su ritmo torpe hizo que se arriesgara como no lo hizo en Spa: entró el primero en boxes a por intermedios revolucionando la carrera. No sólo no se salió, sino que empezó a rodar el más rápido en pista; parecía que iba a poder recuperar muchos puestos hasta que a las tres vueltas empezaron a entrar todos como posesos. Hamilton fue uno de los últimos en entrar, y cuando salió lo hizo detrás de Massa (al que había superado con su estrategia de una parada); pronto empezó a acercarse a él notablemente, hasta que a las pocas vueltas degradó gomas y perdió ritmo. ¿Quién empezó a rodar bien entonces? El de siempre: Kimi. Iba enormemente retrasado hasta que la pista empezó a secarse, momento en el que comenzó a marcarse vueltas rápidas como churros. Espero que la gente se convenza con esto de que, a pesar de que hay mucha diferencia entre unos pilotos y otros, no es tanta como la que Lewis Carl exhibió a principios de carrera o la que el finlandés mostró al final; se trataba en ambos casos de los reglajes, y el McLaren salió reglado para lluvia extrema y el Ferrari para lluvia media. Ninguna de las dos estrategias resultó ser la mejor, ya que finalizaron séptimo y noveno.

Vettel ganó dominando de principio a fin y con holgura, de la misma forma que Alonso hiciera años atrás en Hungría en 2003. Kovalainen le secundó y Kubica y Heidfeld firmaron unos excelentes tercero y quinto que les sirvieron para demostrar que aunque BMW está flojeando en este final de temporada, no han perdido el hilo del todo. Fernando por su parte firmó un más que sobresaliente cuarto puesto, continuando la buena racha que lleva en este final de temporada. Massa finalizando sexto restó un punto al inglés, nimio botín para lo que debería haber sido Monza, no olvidéis que el Toro Rosso monta motor Ferrari.


Intermission (y II).- Da igual, tú grita y llora y protesta muchísimo, y si tienes a toda la prensa inglesa de tu lado mejor, a ver si así consigues que parezca que han cometido contra tí un crimen imperdonable y harto injusto (aunque en el fondo la sanción haya sido lo más justa posible), ¿que para qué? Pues para que en el próximo GP todas las miradas se posen en los estrictos comisarios que tan duramente te sancionaron, no vaya a resultar al final que tienen algo contra tí. De esta forma conseguirás que les tiemble la mano muy mucho a la hora de sancionarte de nuevo sin importar lo sospechosas que sean tus acciones, y sin embargo no tendrán dudas a la hora de ser estrictos con tu rival... digamos que se llame Felipe, y conseguir así que a él le obliguen a deshacer un adelantamiento (por poner un ejemplo absolutamente aleatorio) argumentando que se ha saltado la chicane, cuando resulta que tú te la has pasado por el forro TODAS las veces que has pasado por encima de ella. Eso es buena psicología. Llorica.


Singapur.- Justo cuando van y nos hacen descansar de la lluvia, llega la noche. El primer GP nocturno de la historia de la F1 tuvo lugar en Singapur, y amenazaban sopor y tedio en la tarde del domingo, tal y como sufrimos en el GP de Valencia. Por suerte para todos, el resultado fue completamente distinto. Independientemente de los safety cars y del resultado final de la carrera, en este circuito pudimos ver adelantamientos en carrera y estrategias de boxes distintas. Si bien es cierto que el safety car le dio un giro inesperado, el circuito se portó mucho mejor que el español, así que espero que los ingenieros valencianos tomen buena nota de las diferencias, fueran cuales fuesen.

Los tres primeros salieron en las mismas posiciones en las que calificaron, Massa, Lewis Carl y Raikkonen. Los dos primeros luchando por el título y el tercero tratando de joder al inglés. En las primeras vueltas Kimi se vio retrasado y el inglés se acercaba peligrosamente al brasileño, hasta que (como siempre) empezó a sufrir degradación en las gomas. Massa se distanciaba y Kimi se acercaba al inglés en lo que prometía ser un buen doblete de Ferrari y un serio golpe de autoridad en ambos campeonatos. El azar de la vida y la nulidad mental de los italianos invertirían la situación por completo.

En un plano paralelo de la realidad, a más de 30seg de la cabeza de carrera, Alonso iba decimotercero. Al parecer su coche funcionaba a las mil maravillas en este trazado y así lo había demostrado en los libres de todo el fin de semana, pero una avería en la bomba de la gasolina en plena Q2 lo dejaron en la posición 15 de parrilla, lejos de los puestos de cabeza. Salió con una estrategia arriesgada (tres paradas en un circuito urbano) y aunque en la salida adelantó a tres, y unas vueltas más tarde dio cuenta de Trulli, pintaban bastos para el asturiano cuando entró a boxes para hacer su primer repostaje apenas transcurridas doce vueltas de carrera. Entonces la realidad invirtió colores, los astros se aliaron, y a Piquet alguien le empezó a susurrar sutilmente "óstiate, so cabrón... óstiate... contra el muro... así..." y el brasileño se ostió. ¿Resultado? Alonso era el único que había repostado en ese instante, y Rosberg y Kubica cual enfermos de próstata no se pudieron contener y tuvieron que entrar justo cuando el pitlane estaba cerrado, contrayendo la consiguiente sanción (también llevaban una estrategia a tres paradas). El resto de pilotos esperaron a que abrieran el pitlane para entrar, y cuando yo me lamentaba por la mala posición de Kimi (tendría que esperar a que Massa repostase y perdería puestos con respecto a Lewis Carl), la realidad me golpeó en la cara cual manguera (mente limpia, que os veo) desbocada.

Massa el ilustre, hábil entre los hábiles, hizo lo impensable. Es cierto que el semáforito ese que se gastan en Ferrari en lugar de la mítica paleta ya les había dado problemas (¿en Valencia?), y es cierto que se puso en verde antes de tiempo. Pero, ¿cuántas veces hemos visto a un piloto que arranque antes de tiempo con la manguera aún enganchada? Muchas. Ya. ¿Y cuántas veces el piloto ha arrancado de cuajo la puta manguera y se la ha llevado puesta, pasándola por encima de un inocente mecánico? Ahí el honor sólo recae en el más grande. Lamentable también el equipo, que se liaron se liaron, y ante tal desconcierto, tardaron más de lo normal en repostar a Kimi y lo mejor de todo, se olvidaron de que aunque Massa se había llevado la manguera, alguien tendría que quitársela cuando se parase; a la entrada de boxes de hecho. Resultado: Los dos Ferraris se vieron a la vuelta de boxes el antepenúltimo y el último. Dios los guarde en su gloria.

Por delante las cosas pintaban emocionantes, y la estrategia Piquet-suicidate-suicidate-ya daba frutos y Alonso marchaba quinto, detrás de Rosberg, Trulli, Fisichella y Kubica, mientras que por detrás marchaban los Red Bull y Lewis Carl, el único de los pilotos de cabeza a los que este desconcierto no había arruinado la carrera. En este momento, un escalofrío recorrió la espalda del que escribe cuando la televisión ofreció una conversación de radio entre el asturiano y su ingeniero, la cuál decía: "has salido con el pitlane cerrado; esperamos una sanción." ¿En serio a Alonso le habían cerrado el pitlane en la cara? Afortunadamente no. Un malentendido del equipo nos tuvo en vilo un buen rato. Los que sí que no se libraron de la sanción fueron Nico y Robert; lo que sumado a las pesadas estrategias de Trulli y Fisico de parar una sola vez y verse hundidos en la clasificación tras su primer repostaje nos deja con un claro líder de carrera: ¡Bravo Fernando!

A partir de ahí sólo un segundo safety car nubló la victoriosa marcha del asturiano. Por detrás Rosberg, que sólo se vio privado de la victoria por la penalización del stop&go y Lewis Carl, excelente tras el descalabro de los Ferrari y que corrió con mentalidad de campeón, pensando más en el mundial que en la carrera, y si se quitó de en medio a los Red Bull no fue por arriesgar sino por atacar en el momento preciso protegiendo siempre su posición de carrera. ¿Los Ferrari? Bueno, Massa se volvió a arrastrar por un circuito mostrándonos una lamentable colección de trompos, salidas de pista y desastres varios para demostrar una vez más que no merece el título de campeón. ¿Y Kimi? Otro que tal baila. Remontó meritoriamente, hizo la vuelta rápida en carrera varias veces, se acercó a los puestos de delante, y cuando marchaba quinto, sin nadie por detrás y sin poder acercarse a Glock que marchaba por delante, se chocó contra el muro él solo. Eso sí, con la suficiente caballerosidad como para aparcar el coche destrozado en una zona muerta y no obligar al safety car a cerrar la carrera.


A estas alturas sólo queda una pregunta por responder: ¿En qué coño pensaba Ferrari al renovar a sus dos pilotos?

3 comentarios:

Mauricio dijo...

PAblo, te lo has currado. Te voy a proponer para comentarista de la F1en La Sexta, jajaja.

Un abrazo ¡¡¡

CaesarHec dijo...

La verdad es que a Renault por una vez le funcionó la estrategia; con Piquet hostiándose como un paisano desde el principio ahora Alonso estaría peleando por el mundial.

PD: Respecto a lo de la manguera en la cara yo sigo las lecciones de mi maestro "TANASA" de golpear y evitar ser golpeado... No siempre lo consigo.

srcocodrilo dijo...

mauricio: llevo años proponiéndome a mí mismo como candidato a comentarista... pero no me hago caso.

caesarhec: me gustaría haber visto la cara de massa al llegar a boxes al final de la carrera y ser recibido por los mecánicos, después de haberles hecho un zas! en toda la boca! a todos los a la vez.

que en tu CV aparezca que massa te dio un pseudo-pirulazo no luce mucho...