miércoles, septiembre 30, 2009

VIRTUA WARSZAWA; Aventuras musicales difíciles de creer

Cuando aterricé en Varsovia veía la cara de Michael Jackson por todas partes. En vallas publicitarias y carteles en las paredes, con grandes letras escritas en polaco: "Prezerwane Objecia". Como hacía poco que el andoba la había palmado, supuse que sería el anuncio de algún musical o espectáculo que trataba de sacar tajada del asunto. No fue hasta unas semanas más tarde cuando me enteré que los carteles en polaco se podían traducir por algo así como "Los abrazos rotos", y la cara en cuestión no era de Michael Jackson sino de Penélope Cruz anunciando la última película de Almodovar. Cosas de la globalización, de no saber polaco o de no quedarse con las caras. Podeis elegir.

El caso es que a mi siempre me ha gustado la música, eso ya lo sabeis todos, así que una de mis primeras misiones fue enterarme de lo que se cocía por estos lugares, musicalmente hablando. Para mi sorpresa me encontré con que el siguiente fin de semana se celebraba algo llamado "Orange Warsaw Festival", que incluía grupos como Razorlight, Groove Armada o MGMT. Estos últimos fueron, durante el año pasado, objeto de onanismo compulsivo entre los más modernos del moderneo all over the world. Yo también piqué, desde luego, y aunque no son mi grupo favorito precisamente, sí que tienen un par de canciones muy pegadizas.

Orange Warsaw Festival, escenario principal

El primer día conseguí engañar a mis compañeras de piso para que me acompañaran. Tocaba una especie de ídolo local llamado Smilko o Smolik... no se, mucha atención no presté la verdad. No se si en venganza mis acompañantes decidieron que Razorlight era basura para modernos occidentales y que mejor nos tomábamos unas cervezas. 2 contra uno, nada que hacer. O mejor dicho: hombre asentir, seguir mujeres. Empezamos bien el festival este.

el tal "smolik", un ídolo local

"plastic", de esta ni hablaré, pero me gusta la foto...

El segundo día no podían acompañarme, así que fui yo sólo. Mejor, pensé, no quiero que me la jueguen con el concierto de MGMT. Primero tocaron N.E.R.D. que pese a las altas expectativas generadas por su nombre, resultaron una extraña mezcla de hip hop y metal. A los polacos les volvieron locos, eso sí. Una media hora antes de que acabasen, salí del escenario grande para coger sitio en el escenario pequeño donde tocaban MGMT. Por favor, si por alguna siniestra carambola del destino alguno de vosotros acaba organizando un festival, aquí va un consejo: la idea de poner a un grupo de moda en el escenario pequeño NO es buena. Chocolatina quiero. Lo se, pero a alguien en Varsovia este pequeño detalle se le había pasado por alto.

los chicos de N.E.R.D. y su animada versión del clásico "how big is my penis"

Empieza el concierto. Minuto 1; ante la imposibilidad de dar un solo paso en cualquiera de los 360 grados que me rodean, decido dejarme arrastrar por la marea. Minuto 5; soy rodeado por una horda de polacas adolecentes histéricas, que me destrozan los tímpanos con una de las piezas más populares del grupo. Creedme, no hay nada peor. Minuto 10: empieza a diluviar, gracias a dios el corchopán me salva una vez más. Minuto 15: ante la imposibilidad de levantar los brazos, decido guardar la cámara de fotos a la espera de tiempos mejores. Minuto 20: la selección natural hace su efecto, las polacas son reemplazadas por los integrantes del equipo nacional de rugby polaco, más silenciosos. Como hecho de menos a las adolescentes. Minuto 25: Descubro con estupor que los polacos sí pueden levantar los brazos. Eso sí, rápidamente les dejo claro quien manda golpeando con saña las partes blandas de mi cara contra sus codos, para que aprendan. A partir de ahí, todo está un poco borroso, sólo se que el volumen de la música estaba bajísimo y no se oía nada. Mientras en el escenario, el más enérgico del grupo, de vez en cuando, levantaba una ceja, mientras los otros se entregaban frenéticamente a una emocionante competición consistente en aguantar el máximo tiempo posible sin pestañear. Toda una fiesta, vamos.

MGMT, totalmente faltos de carisma pese al parecido del guitarrista con el Gran Lebowski

Para desintoxicar un poco de todo esto, decido que ya está bien de moderneo: la siguiente semana toca la ópera. Por supuesto aconsejado por el sabio Caesar, que me dijo que a la ópera en Varsovia podía ir hasta The Economist en persona. Una vez más convenzo a mi compañera de piso, e intento devolverle la jugada, ofreciendole una birra a última hora en lugar de la ópera, pero no lo coge y me mira con desaprobación. En el Gran Teatro de la Opera Nacional de Polonia (na, como el Jovellanos y eso) el espectaculo de esa semana era Oneguin, por el ballet de San Petersburgo, premiere europea. En realidad es una adaptación moderna de una ópera de Tchaikovski que a su vez adaptaba una novela de Aleksander Pushkin escrita en verso (¡toma ya!). Total que la cosa no es una ópera, sino un ballet. La verdad es que no era lo que yo esperaba, y no por lo del oso y el cochecito, sino porque era una mezcla entre ballet clásico y danza moderna. Más que mezcla era una alternancia, y las partes clásicas estaban muy bien, pero las modernas tenían unos arreglos musicales con tendencias jebi-ochenteras que daban ganas de levantarse, tocar la guitarra en el aire y hacer los punteos con la boca. Aún así, es una experiencia la mar de disfrutable, en mi confortable asiento del primer palco... ¿Me estaré haciendo mayor? ¿Es esto madurar? Sí la pregunta se puede intercambiar por: ¿prefieres estar sentado en una cómoda butaca y gorronear canapés en un lujoso vestíbulo o tener tu cara durante 40 minutos presionando las axilas de un maromo polaco? Joder, me encanta madurar.

(...muzika: MGMT - kids...)

5 comentarios:

CaesarHec dijo...

jjajaja estás haciendo una inmersión polaca en toda regla, ahor avete de fiesta al Centro Dom Kulture, cuando haya un concierto que te guste (en la parte de arriba se puede comer, y hay una cama en la que postrar a las polacas que inevitablemente caerán a tus pies...)

Bien hecho con los polacos, seguro que aprendieron la lección, nada como golpear sus codos con tu cara para que esos tiarrones te respeten.... El siguiente paso es utilizar de nuevo tu cara para golpear la palma de alguna cachonda polaca, en mitad del ancestral rito del cortejo, para que tengan claro que no hay forma humana de resistirse a tus encantos...

uosdwiS .r jewoH dijo...

Cuando nosotros fuimos estaban poniendo en los cines una película de "Mela Gibsona": la "Pasja". Ante algo así era imposible quedarse callado.

Sobre la ópera, hay que reconocerles una cosa a los productores. Llevan más de 200 años inventando nuevos envases para vender el mismo artículo revenido y les funciona. Olé por ellos.

Y vaya semanita de recordarnos que nos hacemos mayores. Si yo te contara...

srcocodrilo dijo...

Del comentario de bert, intuyo que alguien de este contubernio cumple años, así que felicidades a todos los demás, porque alguien se adelanta.

Y en cuanto al festivalski polachouski, decir que yo conocía a los N.E.R.D. de marras, de cuando tenía la MTV en casa y la MTV ponía música. Pas mal. Pas bien. Alguna canción pegadiza.

Que mgmt sean unos muermos, es como darse cuenta de que una cocacola con colacao es sugar-free. Creo que has arruinado el sexo (y todo lo demás) para mí.

Y por último, Espero que para cuando yo me pase por allí ya se haya acabado el festivalski de cineska de warszawa (que seguro existe), porque entre las manifestaciones "liberad a polanski" que habrá y las maratones de cine que te pegas, empiezo a sospechar que mi viaje se podría convertir en una odisea dentro del mundo cultureta-polaco, sea lo que sea.

mitrulk dijo...

¿¿¡¡Que te gusta la música??!! Vivir para ver...

Anónimo dijo...

J'avais besoin d'écrire un bref avis de vente aux merci pour toutes les suggestions que vous êtes fantastiques mettant à virtuabartolo.blogspot.ru. Ma recherche internet a prolongé à la fin de la journée été reconnu par les détails techniques fiables et au commerce avec mes collègues. Je voudrais affirmer que nous sommes plusieurs lecteurs sont vraiment au sérieux la chance de vivre dans un endroit assez important avec plusieurs individus excellente avec des pointeurs perspicace.