jueves, septiembre 23, 2010

Friends 2.0

- ¿Te acuerdas de lo bien que lo pasábamos hace unos años? Antes de tener casarnos y tener hijos y separarnos cada uno en su dirección. Me acuerdo a menudo de aquella época. Recuerdo a los amigos, las amigas, esos ligues ocasionales, las chicas que nos plantaron, las que no nos podíamos quitar de encima y no nos gustaban, esas anécdotas legendarias que forjan nuestra amistad y que basta con rememorarlas, aunque hayan pasado años, para volver a sentirnos como entonces, cuando éramos jóvenes y habíamos terminado los estudios y empezábamos a trabajar, en trabajos de verdad, y se nos abrían las puertas al mundo de los adultos y estábamos excitados aunque también temerosos. Éramos inmortales. Menos mal que siempre nos teníamos los unos a los otros, y nos veíamos (todos los días) en aquel mítico bar –por cierto, ¿qué habrá sido de aquel mítico bar?- y tomábamos cervezas o cafés o lo que fuera hasta que se hiciera tarde, y entonces nos íbamos a casa de uno (casi siempre la misma) para cenar unas pizzas o llamar a un chino y seguir con lo nuestro, que era hablar de la vida y contarnos nuestras experiencias y compartirlas y confrontarlas y vivir más experiencias juntos y divertirnos. Y luego estaba ella. Sobre todo estaba ella. Desde el primer día que la conocí y durante todos aquellos años mi vida orbitó a su alrededor. Ella hizo que mi historia mereciera la pena.
- ¡Qué tiempos aquellos! Oye, ¿sabes una cosa? Deberíamos contar nuestra historia, que todo el mundo la sepa. Deberíamos hacer una serie de televisión y forrarnos. La gente se troncharía con nuestras anécdotas.
- ¡Qué buena idea! Oye, ya tengo un nombre para la serie: Friends.
- Mmm… no está mal, ¿pero qué te parece esta otra? Como conocí a vuestra madre.

Y así se escribe esta historia.



Más o menos esa debió de ser la conversación que tuvieron los dos guionistas de la serie antes de empezar a poner por escrito capítulos y capítulos basados tanto en sus propias experiencias como en la serie predecesora: Friends. Muchas similitudes hay entre ambas, siendo la principal (al menos en la primera y segunda temporadas que están echando ahora en Neox, ya que en EEUU van ya por la sexta) la relación amorosa Ted - Robin, análoga a la Ross – Rachel de toda la vida. Que si él se enamora de ella a primera vista (y en el primer capítulo), que si ella no le corresponde al principio y se trae novios y él se pone de los nervios, hasta que llega un momento en que lo supera y se liga a otra, y entonces ella se da cuenta de que lo ama así que cataliza la ruptura de la relación, pero entonces él hace alguna capullada y no se juntan del todo hasta unos cuántos capítulos más tarde, y mientras tanto ambos tratan de ligar para dar celos al otro. Al final a uno le queda la sensación de que ligar en Nueva York es extremademente fácil, lo que dudo sea cierto, pero lo que se dice conseguir a la chica que quieres (y ella te corresponde) es más duro que el copón.

También han copiado algunas escenas, como por ejemplo aquella en la que uno de los personajes (Lilly ahora, Joey entonces) hace sus pinitos en el teatro, y los amigos la tienen que ir a ver a una sala muy pequeña y la obra es un desastre. Pues bien, hasta la sala era la misma. No se ha molestado ni en cambiar de escenario.

Eso sí, Cómo conocí a vuestra madre guarda una ventaja sustancial con respecto a Friends, y es que el reparto de roles está más ajustado. Para empezar han prescindido de Phoebe, que aunque era personaje gracioso no encajaba para nada con el resto del reparto (¿quién se creía que se podía llevar bien con aquel grupo de pijitos neoyorkinos?). Luego tienen más personajes verídicos, es decir, de esos con los que uno se puede identificar. Friends tenía tres personajes así: Ross (el panoli que quiere chica, con el que se identificaba cualquier tío incapaz de ligar a pesar de que Ross, en contra de sus quejas, ligaba bastante), Mónica (la chica responsable, que se preocupaba por todos sus amigos y era de alguna manera el eje central del grupo) y Rachel (la niña guapa que descubría el mundo adulto). Y por otro lado tenía tres personajes absurdos, con los que nadie se podía comparar pero que encajaban mejor en escenas cómicas: Chandler, Joey y la ya mencionada Phoebe.

En Como conocí a vuestra madre a estos tres personajes absurdos los han sustituido por uno: Barney. Lo mejor de la serie. Da igual que que nadie se pueda identificar con él, porque carga con casi la mitad de los chistes, los más divertidos. El que fuera Un médico precoz en sus años púberes (guiño al diario que escribía al terminar cada capítulo incluido), ahora es un fucker de tomo y lomo. Sus Suit up!, Awesome, Legendary, Waddaup! etc. justifian cada capítulo. El resto de personajes, son todos más o menos creíbles: Ted (el Ross de la serie), Robin (la Rachel) y Marshall y Lilly, esa pareja con la que todas las parejas que rondamos la treintena y habitamos en occidente nos podemos identificar.



Será por el paso de los años y la diferencia de perspectiva, o será porque tengo la misma edad que el prota y me ha dado por identificarme con ellos, pero si en algo esta serie gana a la anterior, es en que los personajes y las situaciones son más adultas, más cínicas si se quiere (aunque todo se ha vuelto demasiado cínico hoy en día, y hasta del cinismo se cansa uno). Por adultas me refiero a más ácidas, un poco más inteligentes (tampoco dramaticemos). En definitiva, Como conocí a vuestra madre adapta mejor esa estrategia del monólogo de la stand-up comedy que tan de moda se puso hace quince años de tratar de enganchar al público narrando anécdotas mundanas por las que todos hemos pasado, pero raramente confesamos o comentamos entre nosotros, por lo que esa exhibición pública de un hecho secretamente compartido por todos llama al desahogo, y el desahogo llama a la risa (y la risa llama al bien, mi joven padawan…).

El caso es que por ahora los guionistas del diálogo aquel del inicio consiguen crear historias divertidas de personajes creíbles en situaciones absurdas. Así empezó Friends, hasta que decayó y se convirtió en una serie de personajes absurdos en situaciones simplemente estúpidas, con lo que perdió esa gracia “inteligente” y pasó al chiste torpe y manido. Esperemos sigan entreteniéndome por las tardes con la primera fórmula por una buena temporada.

4 comentarios:

CaesarHec dijo...

Vaya, vaya... por aquí hay un cocodrilo que se va haciendo viejo.....

Sólo eso puedo explicar que consideres más "adulta" How I meet your mother que friends. Ambas son series de ficción y aunque la novela histórica está de modo, la cumbre del costumbrismos fue en XIX. Quiero decir que yo cuando me siento 20 minutos tontos delante de la tele a ver una serie de humor lo que quiero, básicamente, es reírme. Y ahí Friends se meriendas a HIYM.

HIYM se sustenta única y exclusivamente en el personaje de Burney, que es cojonudo, un cabrón sin escrúpulos, snob, engreído y cantidades ingentes de dinero y tiempo libre (¿). El resto son el atrezzo necesario para que él salga a escena. Y no está mal, aguantan el tipo.....pero............. SON LO MÁS ÑOÑO QUE PARIÓ MADRE!!!!!!!!!!!!!

En serio, el Ted Mosby es gilipollas, un cretino integral, una especie de personaje disney diseñado por madres católicas. Y la parejita, vamos no me jodas, vamos no me jodas.... sí, sí, sueltan sus pijadas y me río. Pero es que van con una capa de miel encima todo el día que me dan ganas de ir a vernos con una bolsa de viaje llena de abejas....

Con todo esto me he visto hasta el capítulo veinti pico de la 5º temporada, verbigracia de Bort (por cierto empecé Deadwood y me bajé el piloto de "the event" que está llamada a ocupar el hueco de "Lost"... esperemos no le pase como a "Flashforward")

Y eso es lo peor, que es una serie mediocre y conservadora, sostenida por un personaje genial (me parto cuando contrata a un niño para hacer de su hijo y suelta lo de que hoy en día los niños actores no son lo que eran)y aunque lo sé no puedo parar de verla!!!!!!!

Tengo una mente simple, si estuve enganchado a Bones esperando a ver cuando se liaban, como no voy a devorar HIMYM para saber de una `puta vez quien es la chica del paraguas amarillo!!!!!!!!!!

uosdwiS .r jewoH dijo...

Déjense de pijadas, la serie del año es Boardwalk Empire. A principios de semana vi el episodio piloto dirigido por un chaval llamado Martin Scorsese.

srcocodrilo dijo...

Por "más adulta" me refiero a que mientras en Como conocí a vuestra madre cuentan cómo fumaban maría en la universidad, en Friends no toman margaritas hasta la tercera temporada. Si la primera es conservadora (que como buen producto comercial americano lo es), qué decir de la segunda (la cual yo devoré hasta la séptima temporada, ojo).

Estoy de acuerdo en que Ted Mosby es super-ñoño (insufrible) pero, ¿acaso Ross y Rachel no lo eran? Al menos en esta segunda serie la chica, además de canadiense (ya de por sí un punto a favor), tiene bastante más sangre que la Aniston.

Y en cuanto a la pareja, a mi juicio se trata precisamente de una parodia de cualquier pareja empalagosa de esas con las que todos tenemos que convivir. No carga con los mejores chistes, pero al menos no dan vergüenza ajena como lo hacía Joey en la mitad de los chistes (en su faceta de fucker era cojonudo).

CaesarHec dijo...

Anda, anda, como dice el refranero popular: "cocodrilo a tu Racing Leage..."