martes, octubre 03, 2006

Grenoble 02. La vélo

Llegué tarde. O al menos eso es lo que me dice la gente, que para ir a comprar una bici al mercado de las pulgas de los domingos tienes que llegar sobre las 7 de la manhana, y yo no; yo llegué a las 8 y media. Que qué paso? Pues nada, que la bici, para alguien que no sabe nada de bicis parecia estar bien; ya sabeis, pedales, cadena, ruedas, sillin, vamos que todo funcionaba. un pequenho paseo por el mercadillo y ala, aunque el cambio no funcione bien 20 euros es una ganga.
No querais saber que paso despues. A los cinco minutos de ir montado en la bici, la rueda de atras parecia un poco deshinchada, tras sentarnos en una plaza una media hora, comprobe que no me podia volver a subir a la bici; que no es que estuviera pinchada, es que la camara estaba fuera de la llanta.bbbbiennnnn.
Todo el dia paseando la bici por grenoble, llevo la bici a casa, potopom, potopom, potopom, y manhana que es lunes sera otro dia, y la llevo al taller.
Es lunes, asi que la llevo al taller. No se el horario del taller, pero por muy franceses que sean, a las doce estan abiertos fijo. Ademas, he quedado para ir con un frances de la bretanha, rubio y con perilla y melena, de ahi que su nombre sea Asterix, diga él lo que diga. En fin, sin prisas, me subo al tranvia porque la bici no tira, y aunque no la pueda subir porque no suelen dejar, yo he visto que la gente lo hace. Me subo al tranvia como decia, y el estupendo a la vez que frances del conductor, pilla el micro y se arranca: "les recuerdo que esta prohibido subir vélos al tranvia. Por favor no suban vélos al tranvia" no dudeis que en ese instante, todo el tranvia a reventar de franceses giro su cabeza francesa y me lanzaron una conjunta y gélida mirada francesa. Siguio el conductor "rogamos al pasajero que se ha subido con vélo, abandone el tranvia". Antes de hacerme el tonto, decidi salir del tranvia. Que bien, un parrafo y todavia no sali de casa, pinta bien la historia.
Potopom, potopom, potopom, 48minutos por reloj despues, y tras cruzar todo grenoble, me encuentro con el amable asterix en la parada mas cercana del taller de bicis. Potopom, potopom, y ya estamos en el taller de bicis, donde leemos el bonito cartel que dice "soy frances, y por lo tanto no abro mi taller de bicis hasta las dos. por el culo te la hinco, que no rima pero es verdad". Miras el reloj, que se empenha en decir que son las doce, y miras el catorce del cartel siete veces, hasta que asterix se encoje de hombros y te dice: "yo tengo aqui un par de jabalies, si quieres hacemos una hoguera y los comemos mientras esperamos a que abra".
Mucho mejor. Tras comer, el galo dice que se pira, que tiene clase, y tras media hora mas dan las dos, con lo que llega el senhor del taller. (Si te vale con saber que estuve tres horas en el taller, salta el parrafo siguiente; si por el contrario, sientes curiosidad, continua leyendo)
Entras al taller, pagas trece euros mas o menos por entrar, y el frances del taller dice que su taller mola, pero que te lo tienes que hacer tu todo. que si, que si, que el te explica lo que tienes que hacer, pero tu te arreglas tu bici. las herramientas y los recambios los pone él, pero la manita tu. Puesto a perder el dia, alla voy, a arreglar mi bici. La mira, y yo creo q aposta, va y dice "oh la la"...(sin comentarios sobre las ideas que se te pasan por la cabeza cuando un frances te dice "oh la la"...) las operarciones que siguieron durante las siguientes tres horas fueron: corregir con tenazas el cuadro que estaba desviado, ajustar los frenos traseros y delanteros que no funcionaban, arreglar el pinchazo de la rueda trasera, volver a ajustar los frenos que no iban bien, corregir la posicion del cambio, engrasar la cadena, y corregir una tercera vez los frenos que seguian sin quedarse bien ajustados. Por ser breve vamos.
A las tres horas, va y me dice que 20 euros por esa bici son muy caros, a lo que yo respondo que mejor haberlo sabido antes, pero que ya esta hecho, perdi el dia, y que se le va a hacer, ya tengo bici.olé.
Salgo con la bici, soy el amo de grenoble, y potopom potopom potopom, llego a casa y aparco mi bici nueva. que trabajo me ha dado la cabrona, pero ya la tengo; a partir de ahora las distancias seran nada para mi, en el pais que tantas baguetes fabrica.
Cae la noche, y nos vamos al loco mosquito, caminando que me falta un candao, la bici guapa en casa. Alli todos espanholes, todo muy erasmus, todos amigos, y los franceses que feos que son los jodios. Te presentan a unos, a otros, hasta que llegas a conocer a los frikis, que si vamos a ver a Snow Patrol a Lyon, que mola mucho. Pues vale, alla vamos, ya os contare. Dan las doce, y yo como cenicienta pa casita, que me pasa el ultimo tranvia y paso de perderlo.

Hoy por la manhana la rueda de atras de la bici estaba totalmente deshinchada, si quieres saber lo que voy a hacer lo que queda de semana, vuelve a leer el mail desde el principio tres veces.

3 comentarios:

dr.alergia dijo...

oooohhhhh que grande, un imeil cíclico!

por cierto, colleja para el señor AVALON que ayer faltó a su cita!

Álvaro dijo...

El señor Avalon lleva tres días conectándose diez minutos y sufriendo la lluvia encima de su portatil, con lo que el señor Avalon se piró a casa y se jodió, teniendo en cuenta que la descarga del Ultimates 12 se me quedo en un comix interruptus. Pero... he vuelto para quedarme.
Que tendrá Pablito que, allá donde va, encuentra conciertos... lo único que hay por aquí es uno de Dominique A en un teatro por 12 euros. Baste decir que le pueden hacer la cosa de sodoma.

uosdwiS .r dewoH dijo...

Creo que el que le cambia la rueda trasera derecha a Alonso tiene un taller de bicis en Grenoble...