viernes, mayo 04, 2007

Sevilla 00. Desayunad!!!

El OO es el coche que pasa por los tramos de los rallies antes del 0, que es el coche que pasa por los tramos de los rallies antes que lo hagan los coches de rally. Para entendernos, que no empiezo a numerar los posts sevillanos porque todavía no es definitivo que me quede aquí, y no lo será hasta que no presente mi proyecto de marras en casa.

Y tras esta inútil aclaración, debería empezar a contar lo que llevo haciendo aquí durante tres semanas ya, y que tan ocupado me ha tenido que apenas he podido escribir en el blog o dar señal alguna de vida. Sólo hay un problema, y es que las tres semanas que llevo aquí las he dedicado por entero a no hacer nada... nada.

Así es. Por fin he descansado. No hay en el mundo algo mejor que no pensar en nada, dejar la mente en blanco y convertirse en lo más parecido a un ser unicelular que necesite muy pocas funciones para sobrevivir. Como cuando Gregorio se convirtió en escarabajo, pero sin toda esa parafernalia filosófica detrás. A mí, al contrario que a él, no me importa en absoluto este nuevo estado.

Antes de que me pueda caer alguna crítica, diré que alguna cosa sí que he hecho en el camino, como mandar el CV a la Fnac y esperar a que no me contesten, escribir a Grenoble pidiendo mi nota de proyecto y esperar a que no me contesten, enviar mi CV a empresas en Sevilla y esperar a que no me contesten... y así que podría seguir. La gente ha desarrollado la íncomoda costumbre de no responder a los correos electrónicos que se les envía, y no entiendo por qué.

De mi vida andaluza, destacar que estoy aprendiendo a decir algunas palabras como "coho", "olé", "illo", "al caraho" o la variante "un caraho patí"; de vez en cuando me doy algún paseo por esta ciudad tan llena de sevillanos como de yankees (i promise), los fines de semana solemos ir a jerez aunque todavía no hace tiempo de playa; he encontrado una supernintendo con el MarioWorld por algún sitio, he leído algún Locas de Jaime Hernández como todo el mundo debería hacer, he visto alguna que otra película, y podría seguir con más acciones en pretérito perfecto compuesto, pero todas igual de sosas. Espero que el nada de antes, ya os haya convencido.

Lo único que se sale de la nota de inactividad de estos días, es un hecho que resulta un tanto inquietante. El otro día, de noche ya y a punto de acostarnos, fui a la cocina a por un vaso de agua. Encendí la luz, y di un rápido vistazo a la habitación sin ver nada extraño. Abrir el armario, coger el vaso, llenarlo de agua... todo acciones normales hasta que de pronto me di cuenta.

Estaba allí, mirándome a la cara, desafiante y sin vergüenza. Emitió un chillido extraño que no pude descifrar pero al instante supe que se trataba de un grito de guerra. En ese instante todo comenzó. Dos días han pasado y a cada momento veo más lejos el día en que la paz volverá a nuestro hogar, la guerra nos ha invadido y ellos también. Los bichos.

Siento no poder describiros con mejores palabras de qué se trata todo esto. Afortunadamente, mi memoria fo-to-grá-fi-ca me permitió realizar un boceto aproximado de lo que fue la primera batalla.



Este post sólo se puede acabar con una frase:

"Esta noche, cenaré en el infierno".


Nota del Autor y cancion de turno: Mmm... interesante... en marzo el blog publicó más de veinte entradas, y en abril: 4. No está nada mal.

1 comentario:

uosdwiS .r dewoH dijo...

En el fondo no son tan malas compañeras, además no es culpa suya. Cuando las hayas exterminado te darás cuenta de que realmente no querías hacerlo, y sentirás un profundo vacío, porque todo héroe necesita su villano.
Ah!, y cuidado cuando vayas a comprar el ácido bórico, Pedro J. "is guachin yu"...