miércoles, noviembre 08, 2006

El post más largo del mundo... parte II

Mientras todos esperamos que Pablò se deje de chorradas y nos dedique una retrospectiva dedicada a la evolución gráfica del Sr. Cocodrilo, he de ser yo el encargado de poner la nota cultureta, así que sigo con lo mío.

Con este tebeo yo oí por primera vez el término magia del caos. Suena a Dragones y mazmorras o algo así, ¿eh? Una vez que me enteré de qué iba el tema resultó algo mas... filosófico, por llamarlo de alguna manera, aunque también más sentido. O sea que el nombre es un desbarre chachigüains de los implicados, como decir mágiko en vez de mágico. O bien es un irónico chiste privado o tienen todos catorce años y escriben su nombre encerrando las A en círculos.
El creador oficial es un mago que se apedilla Carroll. Una rápida visita a la biblia me asegura que el otro mago famoso de mismo apellido lo tomó del escritor que se pajeaba con niñas. En fin, este señor decía a finales de los 70 algo así:
1-Cree en lo que funcione
2-Si no funciona, cambia de creencia.
O sea,
Nada es real, todo está permitido

La frasecita es pretenciosa y facilona, pero tiene su miga. Lo que esta gente plantea es que hay mucha más realidad que lo que nuestras percepciones, limitadas, nos muestran. Al no poder saber realmente cómo pasan las cosas, se conforman con conseguir que pasen. Quizás os acordéis de aquel rollo de los peces y el mar, o aquello del método científico de "Mientras el modelo es que explique lo visto y prediga nuevos resultados será útil y lo usaremos", pero debían estar muy ocupados usando amuletos y ouijas los últimos siglos para llegar al nivel del resto del mundo.
A lo que lleva todo esto es a magos bastante punkis. Si no hay una magia más respetable que otra los "caotianos" (vaya palabreja, pero todo es mejor que "magos del caos") acaban inventando sus propios sistemas, a menudo cogiendo un poco de aquí y un poco de allá. Hey, el Tentaciones diría fusión, me pregunto por qué tanta K cuando podrían usar mucha más CH.

Todo esto está muy bien, magia libertaria, porros y botellón como rituales de invocación, pero... ¿dónde está la chicha? ¿el vudú? ¿los males de ojos? ¿el pelo rubio y los rayos eléctricos? En los Invisibles usan un poco de todo. Hay sigilos, que supuestamente son símbolos construidos para almacenarse en el subconsciente (a base de hostias, pajas, sustos, lo que sea) y provocar ahí una reacción supuestamente mágica. Algo así como los anuncios subliminales de la magia. Hay dioses de varios tipos, que supuestamente son sigilos colectivos con aires de grandeza y más personalidad: el papá Guedé haitiano, o el Ganesha indio, o el dios de la psicodelia, John Lennon. Hay rituales para proyectar la consciencia hacia atrás en el tiempo a base de quedarse colgados (sorprendentemente reflejar un uso explícito de drogas) o encontrar a una persona lanzando dardos a ciegas contra un mapa de la ciudad.
Dentro de lo inusual que es el cómic, lo de la magia es de lo más normal. Cuando empieza con explicaciones sobre la naturaleza de la realidad, la relación entre las cosas y sus símbolos, la realidad y la ficción... entonces es cuando saca el armamento pesado.
Pero es que además de hacer que sus personajes usen magia -que viene a ser como darles superpoderes, o armas futuristas- el propio cómic es un acto mágico. Morrison lo llama "hipersigilo": como un virus, o más bien un tubo lleno de virus de todo tipo, preparados para agarrarse en tu cabeza, replicarse y extenderse. ¿El objetivo? Ayudar a inaugurar una época donde predomine una mentalidad más abierta, más sana, más libre y en general con más buen rollo (parafraseo, pero son palabras suyas y no mías). ¿Otro ejemplo? Cuando las ventas comenzaron a declinar, en la página de correo del lector publicó un sigilo para cargar de energía las ventas. Concretamente tenían que masturbarse mirando el sigilo y correrse sobre él. Es una marranada, pero le acabaron concediendo un segundo y un tercer volumen, y Morrison dice que el wankathon fue la causa. También tuvo una enfermedad respiratoria, le dejó su novia y se le murió el gato, así que usó a un personaje idéntico a él como terapia, dándole una nueva novia en el cómic, haciéndole recuperarse de tortura y... bueno, lo del gato no creo que tuviera solución. El escritor acabó curándose y encontró una novia igualita a la del cómic. Como veis, puede estar contando un montón de pipas, ser un flipado que se cree sus mismas historias o incluso ser un visionario que dice la verdad, su opinión al respecto es lo más claro.

Bueno, los personajes, la historia, las quichicientas referencias y la VERDAD sobre el universo la dejo para otro día.

5 comentarios:

dr.alergia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
dr.alergia dijo...

He de confesar que me esperaba un post mucho más desbarrado. Yo me leí los Invisibles y a mi sí me parece la mejor obra del calvo abducido, aunque tampoco me he leído Animal Man así que...

Sin embargo, mis historias favoritas son las que consiguen más equilibrio entre acción y metafísica-magia-conspiranoia. La mejor para mi es la de Nuevo Méjico, donde asaltan una base secreta del estado, robando la vacuna contra el sida (!) después de peyotearse de gusto una noche en el desierto. Demencial.

Álvaro dijo...

Todo depende de que se quiera decir por mejor, claro. Para mí es la más entretenida, la más interesante, la que más me engancha... en resumen, la que me he leido entera cuatro veces. Haciendo un juicio más compensado, menos visceral... pues no, no es la mejor. Pero, ¿quien quiere juicios compensados y poco viscerales?
Y tú espera a que ponga la explicación del pez de los cristianos, sé que te va a gustar.

jarko314 dijo...

Bueno, espero que queden todavia dos partes más que estos post se me estan haciendo cortos...

Necesito todo el primer volumen de esa serie (el 2º y 3º los tengo)
si fuese en castellano mejor que en sajón (o normando que también se parece)

Álvaro dijo...

¿Por qué presupones que quedan SÓLO 2 partes? Hehehe
Si quieres los primeros 8 números de Norma habla conmigo, el resto lo tengo todo en inglés e incluso mi afán de coleccionista-variado-en-formatos tiene un límite. Supongo que tendrán que tenerlo almacenado o deberías tirar de tiendas en Internet. ¿En la Palma no tendrán por ahí los que te faltan? Mañana día de compras echo una ojeada en Draco comics a ver que tienen, por si a la larga no consigues encontrar alguno.