martes, noviembre 21, 2006

Grenoble 09. Une autre semaine

Necesito un post rapido, y lo necesito ya!

Tras la larga charla de dos horas que me ofrecio la semana pasada mi ilustre jefe, el senhor Magnin, siempre en beneficio de mi persona, esta semana coge y se ha arrancado de una manera mucho mas directa. Una charla al dia; o dos.

Asi es, siempre hay una leccion que darle al aplicado estudiante espanhol; que si mira esto, que si mira lo otro, que si sé eficaz, que si trabaja duro, que si haz algo, que si no lo digo por ti...yo solo lo hago para prepararte para el dia de manhana: el dia en que estes en una empresa.

Todo esto suena muy bien, o no, pero es que ademas no olvideis que mi proyecto, por el momento, consiste en tirar gotas de agua sobre una superficie de cristal...y mirar el angulo que hacen...y todo esto sirve para algo...pero no se cuando me tocara saberlo.

En fin, que mis seis horas al dia de laboratorio, espero sirvan al menos para solidarizarme con el increible dr. alergia y sus yogures, por darle algun valor a mi trabajo.

Hablando de otras cosas y de todo un poco, el fin de semana, tranquilo por el dia, se animo un poquito por la noche. La fiesta del Beaujolais un dia, que es la fiesta en la que se celebra la salida del vino del anho, llamado Beaujolais como los mas avispados ya podias sospechar. Consistio ésta en comprarte tus botellitas de vino en el supermercado, y montarlas en la bici de la manera mas comoda posible hasta llegar al centro; una vez alli, te mezclabas con la marabunta gabacha que inundaba las calles, mientras mezclabas tu vino con el algodon de la camiseta. La tuya o la del amigo que tocara...muy frances todo. Yo en mi linea, segui con mi proyecto a nivel europeo de adiestrar a los indeseables extranjeros que se quieren apoderar de nuestras esbeltas y bellas espanholas utilizando el vocabulario necesario al efecto. Es decir, que unos borrachos me preguntaron como decirle a una espanhola "que guapa eres", y yo los tuve media hora hasta que aprendieron a decir perfectamente:

"te voy a comer el reglote."

Luego mas tarde alguien me dijo que era tarde y que nos teniamos que ir para casa, y yo me fui para casa.

Al dia siguiente hubo fiesta en casa de una italiana, una "crémaillère" llamada en frances, o como dice wordreference, "una fiesta para inaugurar la casa". Ni conocia a la italiana ni nadie de los que iba conmigo, pero esas cosas poco importan..."somos erasmus!!", y mira que bien que ya estamos adentro. Una vez alli nos reunimos con mas espanholes, y unos celebraron nuestra llegada y otros la del vino que llevabamos. El resto de la gente de la fiesta era italiana, y gabachos habia mas bien pocos. La fiesta ésta tuvo unas cuantas situaciones curiosas, al menos lo suficiente como para dar un post, asi que me las guardaré para la proxima, y solo diré que el combinado espanhol, y yo mas concretamente en el puesto de entrenador, intentamos buscar la estrategia para marcar algun gol a la seleccion italiana femenina que revoloteaba por el lugar. Puedo decir y digo, no sin falta de orgullo, que no estuvimos ni siquiera cerca de marcar, pero vista la seleccion espanhola ultimamente, nuestro empate a cero contra la campeona del mundo casi nos supo a victoria...otro dia que se acabo y a dormir otra vez.

Ya la ultima de las noches del fin de semana fue mas tranquila...en principio. Como decia, en principio, solo ibamos a cenar en una residencia unos cuantos espanholes...cuanto se repite esta palabra...pero como suele suceder, nos juntamos dieciocho espanholes en diez metros cuadrados con la cama y el banho quitando espacio...no esta mal. Al final pizzas para todos, y como no podia ser menos, algo de vino. Se acabaron las pizzas, el vino duro algo mas, pero cuando todo se acabo dedujimos que era el momento de buscar algun bar.

El bar que encontramos era el peor bar de francia; tan malo que alli me toco ver el ultimo gran premio de formula uno de la temporada, y os aseguro que en la ultima vuelta, el camarero cambio de canal para que no pudieramos gritar los espanholes como animales que habiamos ganado y no nos dejo ver a Alonso cruzar triunfal la meta...despues de eso y tras jurar que nunca volveria a pagar una copa en ese bar, cuando me volvi a ver delante de él, decidi quedarme afuera.

Encontramos una botella de vino que un espanhol habia llevado a escondidas y la habia escondido muy mal cerca de su bici. Nos la bebimos los tres que no estabamos por la labor de entrar, y ole que bien. Tras este bar, otro mas, en el que si que entré pero mejor me habria sentado ir a casa porque al salir, me di cuenta que habia candado la bicicleta encima de una botella rota, y como os podreis imaginar, la rueda estaba mas que pinchada. Si quereis saber lo que voy a hacer el resto de la semana, podeis volver a leer el post llamado "la vélo", de hace un par de meses...

Y nada mas, sea por las gotas de agua, sea por lo parecidas que son las noches por aqui, los dias pasan muy rapido, y me quedo a veces con la sensacion de hacer mas bien poco. Esta semana Venus en concierto y una obra de teatro prometen mejorar el panorama...ya os contare.

Cancion de la semana: "In this home on ice" de Clap your hands say yeah (pero teneis que subir mucho el volumen).

2 comentarios:

El Garfunkel Metálico dijo...

"mi proyecto... consiste en tirar gotas de agua sobre una superficie de cristal... y mirar el angulo que hacen.
Eso lo hago yo todos los sábados en un escaparate y he sacado importantes conclusiones. Si quieres te las mando.

mitrulk dijo...

Yo tambien comparti esa aficion en otros momentos mas tristes, pero ahora que voy a la academia de ingles al portal de al lado de ese escaparate el asunto ha perdido algo de gracia. Pablo, cuando comiences a pensar que no estas aprovechando el tiempo, piensa que estas en una especie de Erasmus y asi las cosas volveran a encajar. Aun asi, ahora en serio si no avanzas mucho dale caña por tu cuenta, por lo que dices no creo que el tio te vaya a echar ninguna bronca