viernes, junio 05, 2009

Selmana 0: el viaxe, y tolo que vien enantes

Comenzar con prisas, o con coherencia. La maleta pesa Ω el desconocido, grosor mediante. Como cuando te pesas y la(s) curva(s) de tu esbelto cuerpo no te dejan ver los numeros de la balanza. O el pito, o ambos. Mis padres auguran que el equipaje de mano sera extensible por cremalleras sin que repercuta en el tamaño total del bulto. Aaaacto de fe, dijo con voz de pedofilo, bebió su zumo de mandarina y salió por la puerta.

La lucha por lograr el visado fue menos épica de lo que nadie hubiera esperado. Portaba capa tras capa de documentos, fotos en dos tamaños, nóminas, recibos de dos tasas por valor de más de 200 monedas de ouro, un documento que atestiguaba su solvencia económica y su chusca y no oficial traducción, e incluso un añejo pergamino que atestiguaba la pertenencia de Ca Los Laureles a sus más inmediatos ancestros. Todo ello fue ignorado, al tiempo que le preguntaban, por compromiso y sin mirarle, el objeto de su posible viaje. Al final lo único que habría necesitado eran sus huellas dactilares y su cara de buena persona.

Llegué 2 minutos pronto, pero esta vez Cosmen no mandaba y Marta Autores decidio esperarme. Je. Jeee je jeeeeee.
Cuando se despertó, el puto dinosaurio seguia alli con cara de extasis pre-extincion, y Cris seguia a milenta campos en barbecho de distancia. Ahora son 6000 horas mas tarde pero sigo en Badlands de Terrence Malick: las espigas se bambolean todas a una, el cielo tiene una paleta poco terraquea y una voz en off... Perdon, es un ronquido, pero éste tampoco acaba de morirse.
Hay 2 tipos de conductores: los amables -sobran las explicaciones- y los malnacidos, que no entienden que si te pones nervioso no es por joderles su patetica vida, sino porque compraste un billete de bus a BARAJAS y él se está negando a llevarte allí porque el destino lo que trae es MADRID (en vez de, supongo, Brazaville o Matalascañas). El Grupo Avanza tiene un nombre engañoso. Dicho esto, llegué al embarque. Por los pelos de mi espalda pero llegué.

Suma, a la dificultad de que tu jefe esté en el laboratori,o la de que te preste atención a ti y no a las otras 12 almas en pena que revolotean a su alrededor. Multiplícalo por la escasez de tiempo de quien comienza a escribir -¡al fin!- el prometido artículo, divídelo entre el entendimiento de quien se halla aún rememorando resultados de hace al menos dos años, y elévalo al sumatorio de 6 horas de distancia, una conexión a internet intermitente y otro jefe más allende el atlántico. Y métele factorial, porque si You Say Party o Los Campesinos pueden, por qué nosotros no.
Y aún me sobró una semana después de la tan buscada Conversación Final.

Cosas que hacer en 8 horas de vuelo cuando estas vivo:
• Mancillar el WC
• 2 veces
• Xintar. Buena comida, USAirways
• Escribirle cosas bonitas a los de inmigración y agricultura. Con el registro on-line nuevo, en ese sentido, no se ha ganado nada. Bueno, burocracia.
Y al fin aterrizamos en la patria del Principe de Bel-air. La gente habla como cansada, son incapaces de gritarte "aparta" o "Quieto parado furiatón de mierda". Caso aparte: unos cochecitos como de juguete en los que llevan a los vieyinos. Ocupan todo el pasillo, llevan un timbre de bici y puedes ignorarles 200 metros que ellos seguiran pitando resignados. Oh si, he visto cosas que no creeriais.

No sé si mi alma pesa 21 gramos ni si mi culo pesa 95 kilos, pero a Dios pongo por testigo que si junto todas las cosas que salieron de mi habitación colapsarán el espaciotiempo a su alrededor como una estrella de neutrones de tamaño medio. He paseado por las calles de Salamanca con una estantería, un zapatero y un puff al hombro, he movido una pila de libros que me llegaba a la altura del esternón y para alguien que no conduce me manejo con el carrito de la compra con una soltura impropia de quien tiene menos de 20 años de vida de barrio. Tengo objetos en cinco casas, cuatro nacionalidades y seis grados de separación distintos con Kevin Bacon. Y a mi catarro crónico he de sumar angueñes perpetues como tara física que me define.
A veces, por las noches, pienso en lo que será volver a embutir tal marea de objetos entre cuatro paredes y un techo. Lloro hasta dormirme.

Bueno, no creais necesariamente a los alarmistas sobre la seguridad yanki en los aeropuertos. Si, mas que guiarte te llindien pero al menos van a toda pastilla. Me toco un aduanero cachondo que sabia decir "Desspierta A-meh-rrica" y no me abrieron la maleta; cuando logre internet tenia un email con el seguro=Garmendia me da pela. Esta ciudad me ama.

6 comentarios:

srcocodrilo dijo...

¡Viva la digresión!

He leído el post dos veces del tirón; la semana que viene lo volveré a releer. Y otra vez.

Me alegro que la llegada haya ido bien, y me alegro más todavía de volver a leerte.

Álvaro dijo...

Espero que hayas apreciado el esfuerzo de las cursivas para hacer el discurso más comprensible. Aunque los viejos tics son difíciles de matar...

Dr Jarko Malone dijo...

Esto es que llegaste ya a Wiconsin verdad? (en mi mente no se por que siempre resuena Wichita, supongo que será por que el nombre es más gracioso...)




Creo que algo entendí...

P.D: Suerte por allí.

Álvaro dijo...

Llegué a Syracuse, estado de Nueva York; pero volé la última parte de mi trayecto en un simpático avión de Air Wisconsin que había que ver para creer.
Puede que de ahí surga tu confusión, pero ¿cómo sabías qué aerolinea usé de Filadelfia a Syracuse?
...
(inquieto mira al techo)
...¿Dios?

Dr Jarko Malone dijo...

Jejejeje

Me lo comento Juanolo, que creo que te vio por el skype o algo

glinwen dijo...

Oye tio, pues anda Piñe por NY hasta septiembre!!

P.D.: Me alegro de que hayas llegado entero y que no te hayan detenido, Alvaro Al Cuestah!